RADIO EVANGÉLICA BÍBLICA BBN (EEUU)



Para escuchar esta emisora haga click en el botón "Reproducir" y si no quiere escucharlo pulse en el botón "Parar".

7 de setiembre de 2007

EL APOSTOLADO MODERNO



Por: Pr. Víctor Pino G.*

(2 Corintios 11:13-15; 1 Timoteo 4:1; 2 Pedro 2:1-3)

INTRODUCCIÓN:

Es un gran privilegio para mí poder participar del XIX Congreso de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC). De igual manera me es honroso haber sido designado para exponer sobre el Apostolado Moderno y los G12, movimientos con posturas doctrinales controversiales y matices heréticos cuestionables, peligrosas para la Fe Bíblica Fundamentalista. Pero sin embargo, con aceptación fácil para muchos por sus estrategias astutamente elaboradas, novedosas y alucinantes; que por su carácter sectario están causando división entre pastores e iglesias en algunos países de Latinoamérica; y, nuestra responsabilidad es hacerlos frente con el discernimiento de la Palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo.

I. EL APOSTOLADO MODERNO

A. ¿Qué es? Al respecto se dan varias respuestas, dependiendo del punto de vista, posición y perspectiva que del apostolado moderno se tenga:

a) Unos lo llaman “Ministerio u oficio”.

b) Otros “Movimiento Apostólico”.

c) Hay quienes lo llaman “Reforma Apostólica”.

d) También lo llaman “Un fenómeno socio-cultural, una moda religiosa, antes que un movimiento misiológico que atenta contra la unidad del Cuerpo de Cristo”, etc.


1. Concepto, desde la perspectiva de los propulsores del Apostolado Moderno:

- C. Pedro Wagner dice: “Por muchos años el ministerio del apóstol había sido ignorado por la iglesia. Actualmente vemos como Dios está levantado en el mundo entero una nueva generación de líderes que son reconocidos a ser apóstoles de la iglesia”. (1)

- John Eckardt argumenta: “El oficio del apóstol ha estado vacante mucho tiempo por causa de la incredulidad y la tradición de la Iglesia. Hoy está siendo suplido por aquellos a quienes el Señor ha escogido”. (2)

- Elías Hong (apóstol taiwanés) declara: “Por más de mil años después de los apóstoles de la iglesia antigua Dios no levantó apóstoles. A través de Kong Duen Yee, el fundamento de la Iglesia fue puesto otra vez más, y la completa verdad que estuvo perdida por más de mil años ha sido restaurada”. (3)

2. Conceptos y posiciones desde la perspectiva bíblica sobre el Apostolado Moderno.

a. Organizaciones evangélicas.

- Las Asambleas de Dios de Venezuela, en una Convención Nacional Extraordinaria, realizada del 28 al 30 de julio del 2004, estudió las actuales corrientes teológicas que están de moda, entre ellas, el Apostolado Moderno y fijó una posición. En su declaración, en los considerandos número 6 y 10 dice: Que la no utilización del término “apóstol” por parte de la iglesia durante mucho tiempo de su historia no anula el aspecto bíblico del mismo; que no necesitamos utilizar el título “apóstol” para que el ministerio esté vigente en la iglesia contemporánea. (4)

- La Iglesia de Dios del Perú, en un Congreso de Pastores, realizado del 12 al 14 de enero del 2006, hizo una Declaración sobre el Ministerio Quíntuple, y en los puntos 4, 5, 6, 8 y 9, dice: La Iglesia de Dios del Perú rechaza toda mala interpretación de la Palabra de Dios para la justificación de modelos de liderazgo actuales mal denominados “apostólicos y proféticos”. La Iglesia de Dios del Perú define el “Movimiento Apostólico” moderno como un fenómeno socio-cultural de naturaleza religiosa, antes que un movimiento misiológico con principios bíblicos. La Iglesia de Dios del Perú cree que el denominado “movimiento apostólico” propone una comprensión del término apóstol que se contrapone con nuestra interpretación de las Sagradas Escrituras. La identidad pentecostal de la Iglesia de Dios no admite como modelo de liderazgo el propuesto por el “Movimiento Apostólico”. (5)

- Primera Cumbre Latinoamericana de las Asambleas de Dios, realizada del 12 al 16 de Septiembre del 2005, sobre el Apostolado Moderno se pronunció en la parte IV. En relación a los profetas y apóstoles, punto 6 y 8 dice: El movimiento apostólico contemporáneo se define en términos de poder y autoridad antropocéntrica y, por lo tanto, no corresponde a una verdadera exégesis del Nuevo Testamento. La iglesia debe tener en cuenta la advertencia de las Sagradas Escrituras en relación a los falsos apóstoles, por lo tanto, ha de agudizar su discernimiento espiritual para identificarlos.


b. Pastores y estudiosos del Apostolado Moderno.

- Dr. Moisés Chávez (Perú), dice: “La novedosa doctrina de la restauración del apostolado neotestamentario a la vida y desarrollo de la iglesia en la actualidad constituye, no un hecho abortivo sino un fenómeno retrasado, una secuela de la Teología de la Restauración. La “Teología de la Apostolación” pretende restaurar el ministerio y la autoridad apostólica neotestamentaria sobre bases derivadas de la eiségesis de textos bíblicos. No que la exégesis le sea desconocida; pero le puede resultar desventajoso y aniquilante. En otras palabras, detrás de la “Teología de la Apostolación” hay un encarnizado debate teológico con su respectivo uso y abuso de las Escrituras, lo que es de rigor”. (6)

- Pr. Miguel Rosell Carrillo (España), puntualiza: “Cuando murieron los apóstoles mencionados (los apóstoles de Cristo), se terminó para siempre el titulo y oficio de apóstol. La razón es obvia. Sólo ellos fueron testigos presenciales de Cristo desde los inicios de su ministerio, hasta su muerte, resurrección y posterior ascensión a los cielos. Sólo a ellos se les adjudicó la tarea de ser receptores y primeros divulgadores de la Palabra, contenida en el apartado de la Biblia que llamamos Nuevo Testamento. Una vez que Juan escribió el Apocalipsis, allí se cerró el canon bíblico, y acabó su ministerio irrepetible”. (7)

II. RAICES HISTÓRICAS DEL APOSTOLADO MODERNO

A. Inicios del Movimiento de Restauración.

1. Su formalización. El Movimiento Apostólico y Profético se inicia en la década de 1901, “ordenando” a hombres y mujeres de su entorno íntimo por un cuerpo de apóstoles y profetas reconocidos. Muchos pastores, de tiempo en el pastorado, se convirtieron de la noche a la mañana en apóstoles o profetas, en distintos lugares de Estados Unidos de Norte América y en otros lugares. Para ellos uno podía llegar a ser apóstol y profeta mediante el estudio o entrenamiento, pues hay escuelas para profetas y para apóstoles. En dichas escuelas no enseñan la doctrina ortodoxa (bíblica e histórica de la fe cristiana pentecostal) y donde también las denominaciones (Solo Jesús, Católicos, Luteranos…) pueden ingresar a ser estudiantes, en este sentido son abiertos a los demás pero cerrados o dogmáticos en sus creencias neo-carismáticas. Los rasgos o características curriculares son: “señales, poder y prodigios”, la risa santa, embriagues del espíritu, guerra espiritual, el evangelio de la prosperidad, los ruidos animales, etc. Sus conferencias, distintos eventos y la misma escuela tienen un costo alto, por lo cual sólo pocos alcanzan ser apóstoles y profetas. (8)

2. El Movimiento de Restauración comenzó con el avivamiento de la “Imposición de Manos”, en el año 1948. Battleford del norte, Saskatchewan, Canadá. El avivamiento que comenzó en Battleford del norte se propagó en toda Canadá y fue adoptado por una variedad de líderes en los Estados Unidos. Considerando la profecía de Joel 2:23, el avivamiento fue conocido como movimiento Lluvia Tardía. El avivamiento Lluvia Tardía (Alter Rain Movement) fue un movimiento de extremos. Sus líderes tuvieron éxitos maravillosos y derrotas terribles. Como siempre sucede con el calor del fervor del avivamiento, junto con la buena doctrina surgió doctrina errónea. Para el año 1953, el movimiento había perdido fuerza. Muchas de las iglesias que tocó volvieron a la normalidad, otras exageraron en sus explosiones de mala doctrina y práctica, y otras retuvieron los elementos de la enseñanza del avivamiento y paulatinamente comenzaron a consolidarse en lo que hoy se conoce como la iglesia del “Movimiento de Restauración.”


En respuesta a los excesos del avivamiento, en 1949, el 23 Concilio General de Las Asambleas de Dios de los Estados Unidos aprobó una resolución que expresaba su desacuerdo con los siguientes puntos: el énfasis excesivo relativo al acto de impartir, identificar, conceder o confirmar los dones del Espíritu Santo por la imposición de las manos y la profecía; La enseñanza de que la iglesia está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas de nuestros días; la enseñanza de que la confesión de pecados debe ser hecha a hombres y que el perdón y liberación sería consecuencia de la confesión; la enseñanza de que el don de hablar en lenguas es el impartir la habilidad de hablar en lenguas extranjeras conocidas como un equipamiento especial para el servicio misionero; la práctica de imponer supuestas directrices divinas a través de la profecía personal; y los métodos de interpretación teológica que distorsiona las Escrituras.

Después de que las Asambleas de Dios denunciaran este Movimiento y llegaran a expulsar algunos ministros que no querían abandonarlo, dicho Movimiento de Lluvia Tardía desapareció como tal a comienzos del año 1950; pero su influencia y enseñanzas heréticas nunca fueron abandonadas y se cimentaron en el llamado Movimiento Carismático de la Renovación de 1967, el Movimiento del Discipulado/ Pastoreo, y más tarde en otros movimientos como el de “Risa Santa” de Toronto, Pensacola, Brownsville, etc. de los años ochenta, hasta hoy.

El viejo estigma relacionado a los excesos de la Lluvia Tardía habían quedado en el olvido. La enseñanza inicial de la restauración de todas las cosas vino a caracterizar estas iglesias, y por esta razón son conocidas como iglesias de la Restauración. El Pr. Miguel Rosell enfatiza: “Paulatinamente, después de la Segunda Guerra Mundial, los maestros en el mundillo pentecostal empezaron a dejar de lado el entendimiento literal pre-milenial de la profecía y, llevados por los “nuevos” aires esotéricos del momento, encabezados por movimientos como el mencionado Later Rain (Lluvia Tardía), más tarde el Restauracionismo, Reconstruccionismo, Nuevo Reformismo Apostólico. (9)

El Pr. Rosell argumenta
“Y en estos días, el G12 entre otros y toda doctrina postmilenarista y triunfalista, vinieron a creer el mensaje, que en absoluto es nuevo: 'Podemos ser espiritualmente transformados en conocimiento y unción sin límites para así dominar el mundo'.”

Sigue diciendo Rosell, “En realidad, ¿A qué nos recuerda esto último, sino a las palabras del padre de mentira, Satanás, cuando dijo: “serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios…” (Gn. 3:5). “Cabe decir que esas doctrinas emanadas de esas revelaciones, profecías, sueños y visiones ajenos a la Palabra, siguen vigentes en muchísimos sectores del carismatismo y pentecostalismo actual, y muchos creyentes también, los cuales son desconocedores de su procedencia, todo ello, muy a pesar de que en su momento, las denominaciones pentecostales rechazaran todas estas cosas. Del Movimiento de Restauración surgen los apóstoles y profetas modernos, quienes serán según ellos los paladines que dirigirán el establecimiento del Reino de Cristo en esta tierra.” (10)

B. Restauración del Movimiento Apostólico.

1. Restauración del oficio apostólico. Según los propulsores de este movimiento, Dios está restaurando e introduciendo en la iglesia el ministerio y oficio apostólico y profético y, con ello, una nueva comprensión y vigencia de lo sobrenatural, como jamás se ha visto hasta ahora.

- John Eckhardt, dice:
“No es mi intención decir que nadie caminó en el oficio apostólico antes de 1990. A través de la Iglesia, siempre hubo quienes operaron bajo esta unción. Más bien me estoy refiriendo acerca de la plena restauración de este oficio. El Señor está honrando el oficio del apóstol y está derramando su gloria sobre él en esta hora…Con la restauración del oficio del apóstol, hay una restauración de la doctrina apostólica, una revelación apostólica, un gobierno con audacia apostólica. Aunque en algún grado todas las unciones y oficios han estado en operación desde la Iglesia Primitiva, me estoy refiriendo al oficio restaurado en plenitud. En estos días veremos una cosecha de almas que sobrepasarán el número de almas que la iglesia ha recibido durante estos 2000 años. Mucha cosecha ha sido desperdiciada por la ausencia del misterio apostólico”. (11)

Esta forma de argumentar, nos hace pensar en el grado de egocentrismo que anima a los apóstoles modernos y, la forma tergiversada de entender el desarrollo histórico de la Iglesia Cristiana. Como si Cristo el soberano de la Iglesia hubiera descuidado su obra y la hubiera dejado a la deriva víctima de las circunstancias. Me da la impresión como que hubiera un sutil pensamiento deísta en esta forma de pensar. El Señor Jesucristo jamás ha abandonado a su Iglesia, el dijo: “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28: 20).

III. DOCTRINAS, PRÁCTICAS Y PERSPECTIVAS

A. Doctrinas. Aquí voy a señalar sólo tres doctrinas que considero más pertinentes para el tema que nos preocupa.

1. “La Biblia: Un libro profético”

- Los promotores de la llamada “Restauración Apostólica y Profética” pretenden que las iglesias reconozcan que la “Biblia es un libro profético y apostólico”. Argumentan su concepto diciendo que “fue escrita básicamente por profetas (Antiguo Testamento) y por apóstoles (Nuevo Testamento)”. Esta afirmación no es cierta, puesto que las Escrituras no fueron escritas básicamente por profetas y apóstoles, fueron escritas por sacerdotes, estadistas y reyes. Más bien, con esa afirmación demuestran tener un concepto distorsionado de lo que es la palabra o revelación escrita de Dios (las Sagradas Escrituras).


2. “El oficio Apostólico: Un ministerio perpetuo”

- Los apóstoles modernos argumentan
“El oficio apostólico nunca debió cesar, fue destinado a ser un oficio perpetuo en la iglesia a través de los tiempos. Los once apóstoles entendieron por la profecía de David que este ministerio debe ser suplido cuando haya vacante” (Toman como base escritural el Salmo 109:8 y Hechos 1:20). Sigue diciendo John Eckardt “Este oficio ha estado vacante durante largo tiempo en los últimos 2000 años pasados. Cuando no hay quien tome este oficio, ni ejecute sus deberes ni sus funciones, muchas cosas no sucederán por causa de la falta de este oficio…Hoy está siendo suplido por aquellos a quienes el Señor ha escogido”. (12)

- Los apóstoles modernos deben recordar que el Señor Jesucristo llamó sólo a doce hombres como sus apóstoles, a la muerte de Judas, fue elegido Matías y posteriormente fue añadido Pablo. A este grupo de apóstoles algunos lo llaman apóstoles fundamentales o apóstoles por nombramiento, ellos eran un grupo exclusivo y sólo ellos con un ministerio de por vida, comisionado directamente por Jesucristo.

Como apóstoles de Jesucristo ellos: 1) tenían autoridad en la iglesia y, a ellos se debía obediencia (Romanos 1:5; 2 Corintios 2:9; Filipenses 2:12; 2) eran los que recibían y trasmitían el evangelio (1 Corintios 15:3-7; 11:23; 1 Tesalonisenses 2:13); 3) eran quienes garantizaban la revelación de Jesucristo (1 Timoteo 6:20; 2 Timoteo 1:12,14); 4) eran parte de la fundación de la iglesia (1 Corintios 3:10; 9:1,2; Efesios 2:20); y 5) sus escritos debían ser usados en la iglesia como Palabra de Dios (Colosenses 4:16; 1 Tesalonisenses 5:27; 2 Pedro 3:16). Por causa de estos requisitos, los apóstoles fundamentales fueron “limitados a la primera generación, y no debería convertirse en un oficio eclesiástico”. La perpetuidad del oficio apostólico no puede ser sostenida desde un punto de vista bíblico o teológico, por lo menos no en el mismo sentido que los doce. La sucesión apostólica no es lograda a través de los obispos. Esta idea ni siquiera tiene base desde una perspectiva bíblica o teológica.

- Los apóstoles modernos afirman que el ministerio apostólico es el más grande ministerio que Dios pone en la iglesia.

- En ninguna parte del Nuevo Testamento se enseña o siquiera se insinúa alguna jerarquía ministerial. Ninguno de los apóstoles reclamó un lugar de autoridad o preferencia en el ministerio; ni tampoco su palabra fue excátedra e infalible, Pablo refutó públicamente a Pedro por su simulación entre los judíos (Gálatas 2:11-14). En el Primer Concilio celebrado en Jerusalén, ninguno de los doce apóstoles lo dirigió, fue Santiago, el hermano de Jesús quien lo presidió (Hechos 15:13-27). Pedro no se consideró el “apóstol mayor” o líder de una “red apostólica”, él no demostró nunca autoridad jerárquica en la iglesia, se consideró como un anciano más entre los demás (1 Pedro 5:1-2). Cuando los “apóstoles modernos” afirman tener el mayor rango ministerial, están demostrando gran soberbia y atrevimiento sin medida. En un buen análisis, sus afirmaciones ni siquiera tienen lógica. Si por el hecho de ser nombrado en algunas partes de Biblia primero el ministerio apostólico entre el de profetas, evangelistas, pastores y maestros, el de maestro debería ser el último en autoridad y, estaría supeditado a la autoridad superior de los demás. Tendríamos que preguntarles, en la lista de dones que Pablo da en la carta a los romanos ¿cuál es el último? (Romanos 12:6-8 y, ¿cuál el último en la lista que Pablo da en la carta a los corintios? (1 Corintios 12:27-30). Menos mal que los apóstoles de Cristo aprendieron bien la lección de humildad, cuando Cristo les enseñó: “Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:25-28).

Los apóstoles modernos enfatizan que ellos son los que ponen el fundamento de la lglesia.

“Pablo fue fundador y puso el fundamento. Los apóstoles son fundadores. Los primeros apóstoles pusieron el fundamento de la iglesia (1 Corintios 3:10). Martín Lutero puso el fundamento para la Reforma. Jonh y Charles Wesley pusieron el fundamento para la Iglesia Metodista. Cada movimiento en la iglesia ha tenido quienes han puesto el fundamento. Cada generación necesita esta clase de gente. Sin ellos, nada estaría establecido para esta generación. El espíritu apostólico otorga la capacidad de poner los fundamentos para nuestra generación. Sin esta dimensión toda una generación entera podría estar perdida” “La unción apostólica es una unción de fundamentos. Los apóstoles ponen el fundamento en la vida del pueblo de Dios, preparándolos para recibir el mover de Dios. Sin el ministerio apostólico, el pueblo carecerá de fundamento para crecer adecuadamente” (Efesios 2:20). (13)

- Pablo declaró enfáticamente que nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo (1 Corintios 3:11). ¿Qué sería de la Iglesia Cristiana si estuviera sujeta al tiempo y a la diversidad de “arquitectos” para poner nuevos fundamentos, cada cuando algún “apóstol” supuestamente recibe “nuevas revelaciones”. Por ejemplo, Elías (“apóstol” taiwanés) Hong llama apóstol a Kong Duen Yee, y le atribuye que por revelación había puesto el fundamento de la Iglesia una vez más; y que la completa verdad que estuvo perdida por más de mil años ha sido restaurada. (14) ¡Qué tal atrevimiento de Elías Hong!, ¿Cómo pudo sostenerse la Iglesia sin el fundamento que es Cristo, durante un milenio hasta que en la década de los 60 del siglo 20 fue puesto por la apóstol taiwanés Kong Duen Yee?


3. Nuevas revelaciones.

- John Eckhardt, es uno de los mayores exponentes del Apostolado Moderno y, el dice:
“El ministerio apostólico es un ministerio de revelación. Los apóstoles traen claridad al Cuerpo de Cristo con respecto a los planes y propósitos de Dios”. (15) Héctor Torres (“apóstol”) dice: “Dios usa a los apóstoles y profetas para recibir -a través de su Santo Espíritu- la revelación de lo escondido u oculto. Esto les es dado con el propósito de que lo revelen a su pueblo y se instituyan los cambios que la nueva revelación exige”.

Una de las características del Movimiento Carismático del que los apóstoles modernos son los mejores exponentes, son las “revelaciones de lo escondido u oculto”. Revelaciones innecesarias desde que el Canon bíblico se cerró al escribirse el Apocalipsis. Desde entonces ninguna profecía escrita o verbal ha sido reconocida universalmente por lo cristianos como verdad de Dios. Estas nuevas verdades y nuevas revelaciones, no son otras, sino las viejas herejías del gnosticismo que enseña que una nueva élite espiritual posee el “conocimiento oculto” del reino espiritual.

Los Apóstoles modernos colocan sus revelaciones, experiencias e interpretaciones de las Escrituras por encima de la Palabra de Dios, avasallando la sana hermenéutica y exégesis de la Biblia. Pablo exhortó diciendo:
“Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1:9). Juan advirtió: “Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en el este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18b,19).

“Todos los reclamos para comunicar alguna revelación adicional a la que ha sido dada por Dios en este cuerpo de verdad son falsos reclamos y deben ser rechazados” (George Lawlor). Nuestra fe cristiana descansa en una revelación histórica y objetiva. Eso excluye todas las profecías inspiradas, visiones y otras formas de revelación hasta que Dios hable de nuevo al regreso de Cristo (Hechos 2:16-21; Apocalipsis 11:1-13). (16)

B. Prácticas

Aquí quiero señalar también sólo dos prácticas en el Apostolado Moderno:

1. La Guerra Espiritual.

Los apóstoles modernos hacen mucho énfasis en la guerra espiritual, John Eckhardt dice:
“Aunque cada creyente tiene un rango de autoridad para echar demonios, los apóstoles caminan y ministran en el más alto rango. Los malos espíritus y ángeles reconocen este rango. Los apóstoles son comandantes espirituales de la Iglesia. Los apóstoles como generales y comandantes, tienen la habilidad de movilizar a los santos para la guerra”. (17) Héctor Torres dice: “Estoy convencido que hay ciertas fortalezas que no pueden ser destruidas sin la unción apostólica. Estas fortalezas deben ser atacadas si queremos cumplir la Gran Comisión. Los apóstoles tienen la capacidad para hacer esto. Las fortalezas son las mentes predispuestas de las personas en un territorio particular. Estas mentes predispuestas son lugares fortificadas que nos alejan de la verdad y se sostienen con mentiras. La guerra espiritual implica eliminar estos pensamientos hasta que el individuo pueda recibir y caminar en la verdad”. (18)

- Estos argumentos expresan una variante del concepto de la guerra espiritual que los carismáticos tienen sobre la guerra espiritual como doctrina y como práctica. Estas afirmaciones evidencian una vez más el carácter exclusivista y egocéntrico de los apóstoles modernos. ¿Y qué de los demás ministros y creyentes en el Señor?, ¿son personas desposeídos de la unción del Espíritu Santo? Si esto fuera verdad, ¿dónde quedaría la eficacia de la Palabra de Dios? (Juan 17:17; Hebreos 4:12; Efesios 6:17). La Palabra de Dios está al alcance de todo creyente como hijo de Dios.

- Cristo privilegió a los creyentes con la responsabilidad de predicar el evangelio de Cristo bajo el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8). Los apóstoles modernos deberían recordar que la responsabilidad de testificar de Cristo fue dado no sólo a los doce apóstoles, sino a todos los reunidos en el Aposento Alto y, por extensión a la Iglesia de todos los tiempos (Hechos 1:14-15; 2:38,39). Es cierto que la Biblia dice que no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra huestes espirituales de maldad; pero también dice que debemos vestirnos de toda la armadura de Dios para poder estar firmes contra las asechanzas del diablo (Efesios 6:11,12). Debemos tener cuidado de no dimensionar el poder del diablo, ni debemos tomar parte en el resurgimiento del viejo animismo. Tenemos que recordar que la autoridad legal del diablo se le fue quitado en el Calvario. La batalla decisiva de todas las edades tuvo lugar entre Cristo y Satanás en el Calvario. Es por el sacrificio de Cristo que Satanás y sus ángeles malvados serán totalmente destruidos. Cristo sentenció:
“Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera” (Juan 12:31) “y…el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado” (Juan 16:11).

- En cuanto concierne al creyente, el diablo ya no ejerce autoridad sobre él. En el Calvario Cristo satisfizo por completo las exigencias de justicia. Por la obediencia de Jesús en el Calvario, el poder de Satanás fue destruido. Y Hoy, en el nombre de Jesucristo, tenemos plena autoridad sobre Satanás y todos sus demonios.

2. Profecías.

Como el ministerio Apostólico está íntimamente ligado al ministerio profético, incluso en muchos casos para que alguien llegue a ser apóstol tiene que pasar por una evolución ministerial, es decir, primero discípulo, luego pastor, después profeta y al final apóstol, puesto jerárquico de “mayor rango”. Por eso, muy brevemente quiero referirme a las profecías como práctica.

Al respecto Bill Hamon argumenta:
“Dios todavía desea que su voluntad se exprese verbalmente. Por esto ha establecido el ministerio profético como una voz de revelación e iluminación que muestra la mente de Cristo a la raza humana. El Señor también usa este ministerio para dar instrucciones específicas sobre cómo se debe cumplir su voluntad divina en la vida de un individuo. Claro está, que el ministerio del profeta no es para añadir u omitir porciones de la Biblia; al contrario, es para traer claridad y para dar más detalles sobre lo que ya está escrito. Más importante aún es que Dios nos manda a procurar y a desear el ministerio profético” (1 Corintios 12:31; 14:1,39).

“De hecho, este es el único ministerio que la Biblia dice que deseemos. La profecía personal inspirada por Dios es una palabra específica para el individuo. Los mismos principios bíblicos acerca de la actitud que debemos tener hacia la palabra escrita, el logos, deben ser aplicados a la palabra rhema que es declarada proféticamente. Ciertas condiciones son esenciales para recibir una profecía personal”. (19)

- El argumento es que no hay esfuerzo por cambiar la Escritura o por igualarla. Lo que está pasando, ellos asumen, es la aclaración de la Escritura como ellos lo aplican o la dirigen al ambiente contemporáneo, así como la profecía de Agabo en Hechos 11:28. John MacArthur puntualiza al respecto, “La línea entre aclarar la Escritura y añadirle es ciertamente muy fina. Pero la Escritura no se aclara escuchando a alguien que piensa que tiene el don de profecía. La Escritura se aclara cuando se estudia cuidadosa y diligentemente (ver el relato de Felipe y el eunuco etiope (Hechos 8:28-35). No hay atajos para interpretar la Palabra de Dios correctamente” (compare Hechos 17:11; 2 Timoteo 2:15). MacArthur sigue diciendo:

“Lamentablemente muchos carismáticos no siguen las pisadas de Pablo. En vez de eso, usan un camino muy transitado por teólogos liberales y neo-ortodoxos, por existencialistas, por humanistas y por paganos. No cabe duda de que la mayoría de los carismáticos lo hacen sin saber. Ellos dirían; “Creemos la Biblia. No queremos contradecir las Escrituras; queremos defender la Palabra de Dios”. Pero los carismáticos son atrapados en una terrible tensión al tratar de asirse de la Biblia mientras que al mismo tiempo hacen de la experiencia su verdadera autoridad. Los criterios de los líderes y teólogos carismáticos muestran su conflicto.

Por ejemplo, Charles Farah trató de armonizar la tensión entre la Palabra de Dios y la experiencia. Dándose cuenta de que hay dos palabras griegas que se traducen como “palabra”, él ideó la teoría de que logos es la Palabra objetiva, histórica, y que rhema es la Palabra personal y subjetiva. El problema con esa idea es que ni el significado griego ni el uso del Nuevo Testamento hacen tal distinción. El logos dijo Farah, se vuelve rhema cuando te habla a ti. El logos es legal mientras que rhema es experiencial. Farah escribió: “El logos no siempre se vuelve rhema, Palabra de Dios para usted” En otras palabras, el logos se vuelve rhema cuando le hable a uno. El logos histórico y objetivo, en el sistema de Farh, no tiene un impacto transformador hasta que se vuelva rhema, la propia palabra personal de uno de parte de Dios.”

“Eso suena peligrosamente cercano a lo que los teólogos neo-ortodoxos han estado diciendo por años: que la Biblia se vuelve Palabra de Dios solamente cuando le habla a uno. Pero la Palabra de Dios es Palabra de Dios sea que alguien experimente su poder o no. La Biblia no depende de la experiencia de sus lectores para volverse Palabra de Dios inspirada. Pablo dijo que la Biblia podía en sí, y de sí misma dar a Timoteo la sabiduría que lleva a la salvación (2 Timoteo 3:15). No necesitaba la experiencia de Timoteo que la validara.”

Pablo siguió diciendo:
“Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia” (2 Timoteo 3:16). Pablo enseñó que las Escrituras ya son inspiradas y provechosas, no que serán inspiradas y provechosas, dependiendo de la experiencia del lector. Claramente la Palabra de Dios es completamente suficiente”. (20)

IV. PERSPECTIVAS

1. Unidad de la Iglesia bajo el liderazgo de los apóstoles y profetas. Los apóstoles modernos son los agentes activos del Movimiento Ecuménico y propulsores de la Teología del dominio, conocido como Teología del Reino o Reino Ahora.

- Héctor Torres dice en su libro:
“Estos ministerios proféticos no han dejado de existir sino que la Iglesia dejó de creer en ellos. En consecuencia, dejaron de operar en sus medios. En estos tiempos Dios está restaurándolos pues son necesarios para llevar al Cuerpo de Cristo a la unidad, conocimiento, madurez y colaboración necesarios para el crecimiento.” (21)

- Los protagonistas de la Teología del Dominio, dicen: “La Iglesia ha fracasado al no comprender lo que Cristo quiso decir a sus discípulos que serían testigos por todo el mundo. Ser testigo quiere decir demostrar el Reino en la tierra: tomar dominio, llevando todas las cosas a la obediencia a Cristo. Para demostrar el Reino, la Iglesia no sólo debe ser unida bajo los apóstoles y los profetas, sino debe ser próspera, habiendo tomado el control de toda la riqueza material de este mundo. Siendo que 'de Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo y los que en él habitan' (Salmo 24:1), el mundo es nuestro como coherederos con Cristo”.
- Satanás está usando todas sus artimañas para unir todas las religiones, sectas y movimientos en una gran fraternidad mundial. Su instrumento especial, es el Movimiento Ecuménico. En esta unión anticristiana y apóstata, los apóstoles y profetas están jugando un papel muy importante, para el dominio de la Iglesia en este mundo. Los apóstoles serán los guías ungidos e infalibles.

George O. Wood nos advierte:
“Puesto que los maestros del Reino Presente no quieren que nadie desafíe sus enseñanzas, procuran reducir al silencio a sus críticos sugiriendo que los creyentes dejen de lado sus diferencias y se plieguen a un testimonio común. El principal proponente de esta teología (Earl Paulk) ha extendido su invitación a la unidad hasta a los mormones, a quienes denomina “hermanos y hermanas”. (22)

2. Establecimiento del Reino bajo la dirección de los apóstoles y profetas.

- La última novedad que arrasa a las colectividades pentecostales y carismáticas es la ideología denominada Reino Presente, Reino Ahora, también llamado “Teología del Dominio”. Como su nombre lo insinúa, esta teología afirma que el Reino de Dios ya existe en la tierra. Sus protagonistas enseñan que la Iglesia tiene que recobrar el dominio sobre la tierra que fue perdido en el Edén. Será necesario “cristianizar” los sistemas políticos, sociales y económicos de las naciones y culturas, es decir conquistar el “reino de la educación”, “el reino de la ciencia”, “el reino de las artes”, etc. Los creyentes no deberán perder el tiempo esperando la traslación de la Iglesia. En cambio, la Iglesia necesitará demostrar ante el mundo que es un paraíso de Dios para la solución de los problemas que corrompen el mundo. A la vez, que el mundo esperará que la Iglesia ejerza su liderazgo y controle los sistemas mundiales.

Pedro Wagner dice:
“Alrededor del mundo están surgiendo afiliaciones post-denominacionales que se están entrelazando para lo que se le ha llamado “Nueva Reforma Apostólica.” Este movimiento está generando los cambios más radicales en el gobierno de la Iglesia desde el siglo XVI.No cabe duda de que Dios está trayendo estos cambios a la iglesia para reestructurar su gobierno y así revelar nuevas estrategias. Para lograr su objetivo de establecer el reino de Dios aquí en la tierra, está restaurando todas aquellas verdades que se habían perdido. Aquellos que se rehúsen a aceptar este fluir del Espíritu, con sus nuevas y maravillosas estrategias, a la postre dejarán de producir fruto y desaparecerán”. (23)

Wagner declaró en otra ocasión: “La segunda Era Apostólica empezó el año 2001. Lo importante es que ustedes son la gente de Dios de hoy en día, ustedes representan el reino de Dios, y ustedes saben que, nada ha ocurrido hasta ahora, porque el Gobierno de la Iglesia todavía no se ha establecido.”
Lo que Wagner dice sin ambages que la Iglesia necesita un Gobierno (tal vez de los G12 u otro) con una estructura jerárquica y piramidal como lo tiene la Iglesia Católica Romana, pero en cualquier caso bajo el liderazgo de los apóstoles. John Eckhardt dice: “Los apóstoles son los comandantes espirituales de la Iglesia…La Iglesia necesita un liderazgo apostólico para colocar a la Iglesia en orden. Ellos organizarán y movilizarán a los creyentes como un ejército”. (24)

Bill Hamon enfatiza: “La Iglesia del siglo XXI será irreconocible en comparación con la iglesia del día de hoy. Los Apóstoles y profetas de los últimos días que están vivos en el día de hoy tomarán la iglesia a través de la transición de la dispensación de la gracia a la dispensación del reino, de la dispensación de la iglesia mortal a la iglesia inmortal”.

Earl Paulk declara: “Nosotros que vivimos y permanecemos somos dejados aquí para un propósito final: conquistar el último enemigo que es la muerte. Dios nos ha dejado aquí para ejercer dominio sobre la muerte.”. “Hasta que el cuerpo maduro de Cristo desafíe la muerte como un grupo de personas, el fin no puede venir. La historia continuará milenio tras milenio hasta que hagamos lo que Dios ha dicho que hagamos”. (25) Paulk y Hamon, están entre los más prominentes exponentes de la Teología del Dominio, y según la enseñanza de estos, la iglesia pasará de lo mortal a lo y inmortal sin haber pasado por el Rapto y resurrección de los muertos (1 Tesalonisenses 4:13-17), sin haber pasado por el Tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10), sin haber pasado por la Cena y las Bodas del Cordero (Apocalipsis 19:7-9), y sin haber regresado con Cristo en gloria (Zacarías 14:5; Apocalipsis 19:11-20); y, que Cristo mismo haya establecido su Reino en esta tierra (Apocalipsis 19:4).

- Desde la perspectiva bíblica, el Reino actual es el reino o gobierno de Jesús en el corazón humano que lo recibe (Lucas 17:21); es espiritual e interno. El Reino futuro (Apocalipsis 12:10) es literal y externo; el diablo y la muerte misma serán destruidos (Apocalipsis 20:10, 14).

- Debemos oponernos vigorosamente a la enseñanza del Reino Presente, de lo contrario la Iglesia caerá en un grave error. Tal error conducirá al creyente a separarse de Cristo y, motivará que el individuo finalmente caiga en desilución cuando descubra que es un ser mortal, que carece de dominio y no es un “pequeño dios”; y que según esta teología Cristo es disminuido y el hombre magnificado.


V. LO PELIGROSO DEL APOSTOLADO MODERNO

El Apostolado Moderno es el mejor protagonista del Reino Ahora o “Teología del Dominio”, movimiento que pretende no sólo restaurar el apostolado, sino “restaurar todas las cosas.” No es un movimiento de restauración espiritual de la Iglesia, restauración necesaria ante tanta apostasía, especialmente del liderazgo de la Iglesia. Es un movimiento que amenaza la fe bíblica fundamental, por algunas razones (Aquí voy a valerme de los argumentos que en la conclusión de su libro hace. (26)

1. El Apostolado moderno está alimentando consecuencias trágicas para la doctrina y la eclesiología de la iglesia.

2. Los conceptos que promueven remueven los cimientos básicos y fundamentales respecto a la revelación e inspiración de la palabra de de Dios escrita, a la eclesiología cristológica, y a la misiología.

3. Promueven una hermenéutica sesgada basada en el uso de textos sacado de su contexto, dejando de lado la exégesis rigorosa y profundamente espiritual. (se valen de la eigésis). Alegorizan la Biblia respaldándola con “revelación especial”, abandonando la exégesis y hermenéutica correcta, queda sin límites la interpretación de los líderes y promotores del apostolado moderno.

4. Las nuevas revelaciones, igual que la alegorización de las Escrituras menoscaba la autoridad suprema de la Biblia y está dando lugar a toda clase de aberraciones doctrinales.


VI. POSICIONES SOBRE EL APOSTOLADO MODERNO

“El Ministerio Quíntuple”, particularmente, el apostólico, está llevando al estudio y debate dentro de los movimientos pentecostales, carismáticos y fundamentalistas. En forma muy sintética procuraré explicarlo:

1. Los pentecostales, una facción de ellos sostienen:

a. La vigencia de los cinco ministerios, de apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, constituidos por Cristo para edificación de su iglesia, según Efesios 4:11.

b. Creen que el verdadero ministerio de apóstol ha estado vigente desde su origen; pero que aún en el primer siglo, nunca ha sido una autoridad exclusiva, mucho menos absoluta.

c. La distorsión del ministerio apostólico ocurre frecuentemente en aquellos que buscan la fama, la prosperidad o el poder eclesiástico. Sin estar sujetos a ninguna autoridad.

d. El Movimiento Apostólico Moderno se define en términos de poder y autoridad antropocéntrica, un fenómeno socio-cultural de naturaleza religiosa, antes que un movimiento misiológico con principios bíblicos y, por lo tanto, no corresponde a una verdadera exégesis del Nuevo Testamento (afirmaron en la Primera Cumbre de las Asambleas de Dios en Latinoamérica).

2. Otra facción de los pentecostales afirma:

a. Que en el apostolado bíblico se hace diferencia entre oficio y ministerio. El oficio estaba supeditado solamente a los doce apóstoles, por añadidura Pablo, denominados apóstoles fundamentales; y el ministerio, se expresaba en un sentido más amplio con miras al perfeccionamiento de los santos (Efesios 4:11-12), en el que estaban incluidos Bernabé Silas, Andrónico, Junia, Apolos, Timoteo y otros en el sentido de “enviados”.

b. Los apóstoles fundamentales (“apóstoles de Cristo”), eran un grupo exclusivo y con un ministerio de por vida, comisionado directamente por Jesucristo. Oficio que no fue repetido, único para todo el tiempo y limitado a estos específicos hombres del Nuevo Testamento.

c. El ministerio apostólico en su sentido funcional, fue repetido en la vida de la iglesia primitiva y más allá y, mientras exista la iglesia del Señor habrá apóstoles en el sentido más amplio de “enviados” y aunque no es necesario reconocer el oficio de los apóstoles en la iglesia de hoy, es importante reconocer el ministerio apostólico (afirma la Iglesia de Dios de la Profecía).

3. Los fundamentalistas. No aceptan en ninguna forma el apostolado moderno y afirman lo siguiente:

a. Que la palabra “apóstol” significa esencialmente “uno que es enviado por la autoridad de Dios con un mensaje.” De modo que embajadores y misioneros son similares a apóstoles que llevan un mensaje, pero no tienen la autoridad y título como apóstol escogido por Dios.

b. Los trece apóstoles (los 12 y Pablo) fueron escogidos especialmente por Cristo y ordenados una vez para siempre (Harold Ricker).

c. Los apóstoles modernos que han aparecido como un fenómeno y una moda son falsos, no tienen respaldo bíblico (2 Corintios 11:13-15). No responden a las exigencias de la Biblia, que en esencia deben:

· Haber sido testigos oculares de la vida y resurrección del Señor Jesucristo (Hechos 1:1,3; 4:18-20, 21-22).

· Ser recipientes de “gran poder” en su predicación de la resurrección de Jesucristo (Hechos 10:39-42; 5:12; 2 Corintios 12:12).

· Estar dispuestos a sufrir persecuciones aún la muerte (Hechos 5:18,40;
Lucas 11:49).

· Defender y trasmitir la fe bíblica auténtica (Hechos 9:20,22; 1 Corintios 1:23; Filipenses 1:7,27; 1 Timoteo 6:12; 2 Timoteo 4:7).

4. Otros fundamentalistas afirman que apóstoles es un término que se aplica en particular a los doce discípulos que habían visto al Cristo resucitado (Hechos 1:22), incluido Matías que reemplazó a Judas y Pablo que fue llamado y apartado en forma única como el apóstol de Jesucristo a los gentiles (Gálatas 1:15-17) y fue contado entre los apóstoles. Esos apóstoles fueron escogidos por Cristo de forma directa por eso llegaron a conocerse como “apóstoles de Jesucristo” (Gálatas 1:1; 1 Pedro 1:1). Cristo les asignó tres responsabilidades básicas:

1) Poner los cimientos fundamentales de la Iglesia (Efesios 2:20).

2) Recibir, declarar y escribir la Palabra de Dios (Efesios 3:5; Hechos 11:28; 21:10,11).

3) Dar confirmación de esa Palabra por medio de señales, prodigios y milagros (2 Corintios 12:12; Hechos 8:6,7; Hebreos 2:3,4).

El término “apóstol” también se emplea en sentido más general para designar a otros hombres en la Iglesia primitiva, como Bernabé (Hechos 14:4), Silas, Timoteo (1 Tesalonisenses 2:6) y otros (Romanos 16:7; Filipenses 2:25). Estos se denominan “apóstoles de las iglesias” (2 Corintios 8:23) y no apóstoles de Jesucristo como los primeros trece. Ninguno de los apóstoles se perpetuó en el oficio ni fue reemplazado al morir. (27)

VII. RELACIÓN DEL APOSTOLADO MODERNO CON EL G12

Los vínculos que une al Apostolado Moderno con el Movimiento G12 es tan evidente que no necesita esfuerzo para entenderlo. Consideraremos sólo cuatro asuntos como ejemplo.

1. Las doctrinas adoptadas por el Apostolado Moderno y el G12 son las mismas: restauración, quiebra de maldiciones generacionales, confesión positiva, prosperidad, guerra espiritual, etc.

2. El Apostolado Moderno es una realidad vigente en uno y otro movimiento. El ministerio Apostólico y profético es considerado muy importante e imprescindible en el G12.

3. Los dos movimientos propician y les anima la misma visión de una unidad ecuménica de la humanidad para conformar una super-iglesia universal.

4. Los dos movimientos son propulsores de la conquista y dominio de este mundo. El Movimiento Apostólico, con la restauración de todas las cosas y la toma de posesión de los reinos de este mundo; y el G12 con la expansión de la Iglesia hasta lo último de la tierra mediante la “Visión Celular”. César Castellanos dice:
“Así que soñamos que algún día no muy lejano en todos los rincones de la tierra se hable de iglesias celulares y modelos de los doce”. (28)

De manera que el pensar y hablar de un movimiento u otro es pensar y hablar de los tentáculos del mismo pulpo. Los dos persiguen objetivos comunes y los dos están alcanzando logros de seducción, confusión y apostasía de la iglesia.

CONCLUSION:

El apóstol Pablo ya nos advirtió sobre los tiempos peligrosos (1 Timoteo 4:1), también lo hizo Pedro (2 Pedro 2:1-3). Pablo nos anticipó que habrían falsos apóstoles (2 Corintios 11:13-15) y Juan nos informa que la Iglesia del primer siglo ya estaba lidiando contra los apóstoles falsos (Apocalipsis 2:2). Cuando los apóstoles modernos usurpan la autoridad de Cristo, autonombrándose “apóstoles”, “apóstoles superiores”, organizando “presbiterios apostólicos” o “redes apostólicas”, usurpando la función del Espíritu Santo al confirmar llamamientos apostólicos. Estos “apóstoles modernos” con osadía pretender guiar a la Iglesia en el establecimiento visible del Reino de Cristo en la tierra, lo cual es prerrogativa exclusiva de Cristo (Zacarías 14:5; Mateo 24:27,30; Apocalipsis 1:7; 19:11-14; 20:1-6). Este reino milenial traerá la salvación de Israel como nación (Ezequiel 37:21,22; Sofonías 3:19,20; Romanos 11:26, 27) y el establecimiento de la paz universal (Isaías 11:69; Salmo 72:3-8; Miqueas 4:3-4). ¡Gloria a Dios!, todo esto lo hará Cristo, pero no los apóstoles modernos.

BIBLIOGRAFIA

(1) Héctor Torres, libro “Apóstoles y Profetas”, Editorial Caribe 2000, página 123.

(2) John Eckardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, Editado por Kathi Mills and David Webb, 1999, página 31.

(3) Juan Yalico Campos, libro “El Apostolado”, Ediciones Beit Shalom, 2002, página 49.

(4) Artículo “Documento Final del Apostolado”, publicado en el sitio web de las Asambleas de Dios de Venezuela:
http://www.asambleasdedios.org.ve/noticias%20relevantes/apostolado.htm

(5) Declaración de Lima, Congreso de Pastores de la Iglesia de Dios del Perú,

(6) Referencia: Prólogo del libro “El Apostolado”, por el Dr. Juan Yalico Campos.

(7) Pr. Miguel Rosell Carrillo, artículo “Los verdaderos apóstoles, los falsos y la apostasía”, publicado en el sitio web:
http://www.centrorey.org/temas12.html

(8) Artículo “Documento Final del Apostolado”, publicado en el sitio web de las Asambleas de Dios de Venezuela: http://www.asambleasdedios.org.ve/noticias%20relevantes/apostolado.htm

(9) Notas: Teología del Reino - Apreciación de sus raíces y ramificaciones, por Dr. Gordon Anderson.

(10) Miguel Rosell Carrillo, artículo: “El Reino Ahora y el Nuevo Orden Mundial” (2ª Parte) Definición y Proceso Histórico del “Reino Ahora”, publicado en el sitio web: 
http://www.centrorey.org/apologetica_02.html

(11) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, páginas 35, 97.

(12) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, páginas 31, 94.

(13) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, páginas 51, 99.

(14) Juan Yalico Campos, libro “El Apostolado”, Ediciones Beit Shalom, Perú 2002, páginas 48, 49.

(15) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, página 99.

(16) John MacArthur, libro “Los Carismáticos”, Casa Bautista de Publicaciones, USA, 1995, página 63.

(17) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, páginas 63, 64.

(18) Héctor Torres, libro “Apóstoles y Profetas”, Editorial Caribe, 2000, Miami, Florida, USA, páginas 146, 147.

(19) Héctor Torres, libro “Apóstoles y Profetas”, páginas 94, 96.

(20) John MacArthur, libro “Los Carismáticos”, Casa Bautista de Publicaciones, USA, 1995, páginas 41, 65.

(21) Héctor Torres, libro “Apóstoles y Profetas”, Editorial Caribe, 2000, página 53.

(22) Artículo: “El Reino de Dios y la Iglesia”, página 2, punto 7, Revista Avance de las Asambleas de Dios de las Américas, Año 1989, Nº 1.

(23) Héctor Torres, libro “Apóstoles y Profetas”, Editorial Caribe, 2000, página 33.

(24) John Eckhardt, libro “Moviéndonos en lo Apostólico”, páginas 63, 64.

(25) Notas: Doctrinas del Reino Ahora – Gospel Publishing – Used by permission.

(26) Juan Yalico Campos, libro “El Apostolado”, Ediciones Beit Shalom, Perú 2002, página 53.

(27) John MacArthur, Biblia de Estudio MacArthur, Editorial Portavoz, 1997, página 1660.

(28) César Castellanos, libro “Sueña y Ganarás el Mundo”, página 242.


* El pastor Víctor Pino fue superintendente nacional de las Asambleas de Dios del Perú. Su celo por volver a dicha denominación a las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios y por enfrentarse a los herejes y a sus herejías, le costó la destitución del cargo y posterior expulsión, promovido por un grupo de líderes ecuménicos y carismáticos infiltrados en dicha denominación pentecostal. Actualmente pastorea la Iglesia Evangélica Bíblica “Baluarte de la Verdad” en Perú. Es director-fundador del Centro Evangélico de Investigaciones Religiosas “Berea” (CEIR-Berea). Es miembro de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas (CIEF- Perú). Forma parte del directorio de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC), institución evangélica fundamentalista que forma parte del Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC) que viene enfrentando y denunciando la apostasía y el ecumenismo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) desde 1948.

12 de marzo de 2007

EL MOVIMIENTO G12


Por: Pr. Víctor Pino G.*

(1ª Timoteo 4:1; 2ª Pedro 2:1-3)

I. INTRODUCCION

Saludo con mucho respeto a todos los participantes de este XXIII Congreso Nacional de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas del Perú (CIEF-Perú). Es muy honroso estar frente a ustedes para exponer sobre el
“Movimiento G12”, conocido también como el “Gobierno de los 12”, un modelo de evangelismo celular. Es un tema que puede resultar controversial por el avance y aceptación que está teniendo en muchas iglesias y denominaciones de nuestro país. Muchos están ilusionados con el crecimiento rápido de sus iglesias y complacidos por el poder, modernidad y visión inversionista; pero temo que muchos de ellos no estén lo suficientemente informados sobre las raíces y el trasfondo sincrético y peligroso de este movimiento. Esperamos que esta exposición resulte ser un desafío para que ustedes puedan seguir investigando con mayor profundidad sobre el tema.

II. ¿POR QUÉ ESTUDIAR ESTE NUEVO MOVIMIENTO?

Por la amenaza y peligro que significa éste y otros movimientos semejantes, sobre los cuales estamos alertando al pueblo evangélico en este Congreso.

Las metas de la predicación y el estudio de la Palabra son: Llevar a la Iglesia a la santidad y al servicio, al altar de la consagración, al cumplimiento de la misión evangelizadora, a luchar y vencer las obras del diablo, conquistando almas y liberando cautivos. Tenemos las armas de milicia más poderosas. Pero, ¡Ay de los predicadores y maestros temerosos que buscando sus propios intereses retraen la espada de la palabra y no denuncian el pecado, la maldad y la herejía! En Tito 1:9 la Biblia nos exhorta que seamos
“retenedores de la palabra fiel tal como ha sido enseñada para que también podamos exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”, y en Judas 3 nos dice: “Amados, por el gran deseo que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros para exhortaros a que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos...”.

La palabra “refutar” es un término argumentativo, mientras que las palabras que se traducen como “contender ardientemente” son términos técnicos de lucha, usados en la antigua Grecia para dramatizar la intensa lucha que se daba entre dos competidores. No podemos olvidar el hecho histórico que, en ocasiones, el perdedor moría.

Aunque hay que tener sumo cuidado en hacer las cosas con el debido amor, como nos lo señala el apóstol Pedro en su segunda Epístola, cuando nos habla que la defensa de la fe se debe hacer con “mansedumbre” y “reverencia” (1 Pedro 3:15), la gran realidad de nuestro tiempo es que hoy en día muchos son negligentes en esta área, por el temor a ser señalados como personas que no tienen amor, o llegan a aceptar como cierto el falaz argumento “que la discusión sobre asuntos doctrinales más bien provoca rencillas entre hermanos y división en el Cuerpo de Cristo”.

F.F. Bruce, uno de los maestros bíblicos más destacados del siglo pasado enseñaba que más del 47% del Nuevo Testamento es apologético en su naturaleza, refutando y contendiendo contra los errores del legalismo, las falsas doctrinas, el volver atrás, el pecado y contra los requerimientos no bíblicos para la salvación y progreso en la vida cristiana.

La Palabra nos exhorta:
“Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21). Nos exhorta a ser inquisitivos. Hay una gran diferencia entre ser creyente y ser crédulo. El creyente todo lo cuestiona, lo coteja, lo analiza; el crédulo a todo dice “amén”. Seamos como los hermanos de la Iglesia en Berea que cuando Pablo y Silas fueron hasta ellos y comenzaron a enseñar, estos hermanos “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

♦ Romanos 16:17-18: “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos”.

♦ Efesios 4:14: “…para que no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error…”.

♦ 1ª Timoteo 4:16: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.

♦ 1ª Timoteo 6: 3-5:
“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, discusiones necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales”.

♦ Hechos 20:28-29: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño”.

Antes de entrar propiamente en la discusión sobre el Gobierno de los Doce, vale la pena mencionar el hecho que en la Biblia hay muchas áreas, que podríamos agruparlas en dos, una conocida como “teología periférica”, en donde se permiten saludables diferencias de opiniones, interpretación, y la mención de asuntos culturales y de opinión personal. No obstante, hay otras áreas que pertenecen al grupo de lo que se conoce como “teología central”, en donde la Biblia no tolera diferencias de opinión (ejemplo: Gálatas 1:6-9, sobre la predicación de otro evangelio).

Las áreas en donde se toca la “naturaleza de Dios”, la “persona” y la “obra de Jesucristo”, son áreas centrales de la Escritura. Debido a su vital importancia no pueden ser tratadas con la misma mente abierta con la que se trata asuntos que caen en la teología periférica. E inclusive en ésta, en donde se permiten ciertas diferencias de opinión, aun así hay límites. Una de esas áreas es el de la escatología. Usted puede ser un buen cristiano y tener ideas de cuándo será el rapto de la Iglesia, si será antes, a mediados o después de la gran tribulación, pero aún en este tipo de discusión hay límites. Usted no puede concluir que “Cristo ya vino”, o que el retorno va a ser “espiritual” o “dentro de la Iglesia”, porque llegar a extremos como esos podría implicar caer en falsa doctrina.

III. FUNDADORES E HISTORIA BREVE


César Castellanos y Claudia de Castellanos son los fundadores de la Misión Carismática Internacional. Tienen algo más de 30,000 células en una sola congregación.

Castellanos tuvo una iglesia que en un año creció de 30 a 120 personas; pero, disconforme con el resultado numérico renunció y se apartó de ella.


Dice el propio Castellanos en uno de sus libros: “En 1991, sentimos que se aproximaba un mayor crecimiento, mas algo impedía que el mismo ocurriese en todas las dimensiones. Estando en uno de mis prolongados períodos de oración, pidiendo dirección de Dios para algunas decisiones, clamando por una estrategia que ayudase a la fructificación de las setenta células que teníamos hasta entonces, recibí la extraordinaria revelación del modelo de los doce. Dios me sacó el velo. Fue entonces que tuve claridad del modelo que ahora revoluciona el mundo en cuanto al concepto más eficaz para la multiplicación de la iglesia: los doce. En esta ocasión escuche al Señor diciéndome: Vas a reproducir la visión que te he dado en doce hombres, y estos deben de hacerlo en otros doce, y estos, a su vez, en otros. Cuando Dios me mostró la proyección de crecimiento me maravillé”.

En otra parte de su libro, Castellanos dice: “Sentí mi espíritu desprendiéndose de mi cuerpo. Luché; pero una fuerza invisible manejaba mi alma. De repente, vino a mi mente la prueba del mes anterior y recordé las palabras “no es la hora” me apropié de ellas y dije: Señor, no es posible que permitas esta muerte, no es la hora, tú me necesitas en la tierra, dame fuerzas para regresar a mi cuerpo y poder levantarlo en tu nombre”.

Castellanos dice que los sueños son el lenguaje de Dios, pero cabe a todo cristiano el estudiar las Sagradas Escrituras y no dejarse engañar por aquellos que se atribuyen ser los únicos canales de la revelación de Dios. “Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé” (Jeremías 23:25).

En su libro “Sueña y Ganarás el Mundo”, Castellanos afirma que siendo inconverso tiene un encuentro con Dios, resultado de un reto con un ateo, él quiere “purificarse” y tiene la necesidad de “… un encuentro cara a cara con Jesús”, le dice a Dios que si en verdad existe y es el Dios Todopoderoso lo cambie, lo transforme o que haga lo que Él quiera, pero que fuera “¡ahora!”. A los quince minutos, el cuarto se llenó de una luz gloriosa frente a él. Le pidió perdón por sus pecados y comentó: “Ví una mano abierta que penetró mi cabeza y empezó a descender hasta la planta de los pies a manera de caricia, y a medida que lo hacía, la carga de mi pecado desaparecía”. Se liberó de los vicios de la droga y el alcohol y dice que “cada noche los espíritus demoníacos me inquietaban para que volviera atrás”. La presencia de la “luz gloriosa” al igual que otros actos y llamados y experiencias sobrenaturales son válidos, pero también hay que examinarlos. Eso le pasó al profeta José Smith (iniciador del movimiento mormón), a Ignacio de Loyola (fundador de la compañía de Jesús o jesuitas) y a Bernardita (pastora que “veía” la “virgen” en Lourdes, Francia), entre otros.

Cuando un grupo o persona afirma que por revelación, visión o cualquier otro tipo de medio “Dios le ha declarado” algo más, en materia de fe o conducta a lo que ESCRITO ESTÁ, se está menospreciando la autoridad de la Biblia y su veracidad. Muchos grupos religiosos creen en la “revelación progresiva”, que afirma que Dios sigue dando nuevas revelaciones e instrucciones, haciendo insuficiente a la Biblia, cuando sabemos que fue divinamente inspirada y ya se cerró el canon bíblico, de tal manera que si alguien agrega o quita algo del contenido de las mismas estará bajo maldición divina (Apocalipsis 22:18-19 citado más adelante y Gálatas 1:8) “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”, o sea, “caiga sobre él la maldición de Dios”.

Aunque creemos y hemos experimentado en nuestras vidas el poder del Espíritu Santo, y somos testigos del poder de Dios y de las cosas maravillosas, milagrosas y extraordinarias que Él hace, bien nos viene el tener la Palabra de Dios como nuestra fuente de verdad, por encima de cualquier manifestación espiritual que hayamos experimentado. El propio apóstol Pedro nos dice en su segunda epístola lo siguiente: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, aún negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya hace tiempo la condenación los amenaza y la perdición los espera” (2 Pedro 1:19-21; 2:1-3). Es interesante notar que el apóstol Pedro antes de hablar de la “palabra profética más segura” hace referencia a su experiencia gloriosa en el Monte de la Transfiguración.

Castellanos refiere en su libro que “… está comprobado que espíritus demoníacos controlan las vidas impidiéndoles desarrollarse como cristianos auténticos”, y que “cuando un creyente no da el fruto que Dios espera, es síntoma de que alguna fuerza adversa está operando en su interior”, y menciona que problemas pasados y maldiciones, etc. “constituyen ataduras que deben ser reprendidas y cortadas de cada vida”; y para que la gente hable lenguas “hay que romper maldiciones que existan en ellos y echar fuera toda posesión demoníaca en el nombre de Jesús y eso es precisamente lo que se hace en los ENCUENTROS”.

El éxito del ministerio, según ellos, es que sólo se “multiplicará hasta cuando las maldiciones que atan a cada uno de sus miembros sean cortadas”. Estas personas parecen ignorar que cuando venimos a Cristo Jesús, Él borra todas nuestras iniquidades, Él es el quien perdona todas nuestras ofensas, y el acta de decretos que era contraria a nosotros quedó abolida y fue clavada en la cruz del Calvario; éste es precisamente el mensaje de la cruz de Cristo, no otro (Colosenses 2:14). En los “encuentros” se “quitan maldiciones” indistintamente, tanto a cristianos como a no cristianos, quitándole su valor a la sangre de Cristo, que llevó ya el pecado de los cristianos.

Claudia, pastora y esposa de Castellanos, también tiene sus visiones e interpretaciones particulares que son muy cuestionables. En cuanto al bautismo, afirma que durante un viaje al río Jordán ella escuchó por primera vez la voz misma de Dios, diciéndole que él la había llevado a esa tierra para comenzar su ministerio, fue bautizada NUEVAMENTE por alguien que, según ella, de antemano Dios “le mostró quién habría de hacerlo: un misionero mexicano que… cuando su madre estaba encinta de él, un profeta oró mostrando: “Este niño que va a nacer, tendrá el ministerio de Juan el Bautista”. Recordemos que el ministerio del profeta Juan el Bautista fue señalar a una persona: Jesús de Nazaret; es decir, Juan dio testimonio que Jesús era el Hijo de Dios, el Ungido de Dios, el Mesías esperado. Esto es importantísimo: El Señor Jesucristo mismo nos dijo que si él hubiese dado testimonio de sí mismo, su testimonio no sería válido (Juan 5:31). Cuando las personas comienzan a dar testimonio de sí mismos, debemos examinarlos muy bien. Claudia de Castellanos misma demuestra con su propio testimonio y palabras que su testimonio no es válido, ya que el mismo Señor nos advirtió sobre aquellos que iban a venir en sus propios nombres, diciendo que a esos sí los recibirían (Juan 5:43b). Hablando la esposa de Castellanos de su experiencia bautismal en el río Jordán dice: “... sentí literalmente en el espíritu que los cielos se abrieron y que Dios envió a su Espíritu Santo”. ¡Hermanos!, ¿ese relato no les parece familiar a la historia verdadera que conocemos? Tengamos muchísimo cuidado.

IV. CONTENIDO, FUNDAMENTOS Y PRÁCTICAS DEL G12

El Movimiento G12, como se le conoce, se presenta como la gran propuesta para el Nuevo Milenio, pero poco de nuevo tiene este movimiento paraeclesiástico. Lo que más atrae es la facilidad de crecimiento que demuestra; pero, sobre sus prácticas y doctrinas no hay nada novedoso para aquellas personas que sean estudiosas de la Palabra y de los hechos históricos en la Iglesia a través de los siglos. La mayoría de los participantes desconocen los orígenes del movimiento y sus propuestas. Fascinados por el impacto emocional y el aparente resultado inmediato, muchos indoctos y personas con muy buena fe, ven en el Movimiento G12 la esperanza de alcanzar la unidad de la Iglesia y una reforma estructural.

Como todo grupo “nuevo” el Movimiento G12 señala que hay que cumplir con el mandato de la Gran Comisión, dado por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 28:19-20, que textualmente dice:
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.
¿Este verso implica que todas las naciones van a ser discipuladas y traídas al control de un gobierno religioso mundial dirigido por apóstoles y profetas? No, ese verso implica que Jesús envió a sus discípulos a esparcir el mensaje del Evangelio, y esto iba a tener como resultado el que personas individuales saldrían de todas las naciones, vendrían y se convertirían a Cristo.

La idea que trae el Movimiento G12 es que ellos tienen la llave para el evangelismo exitoso y efectivo, y obviamente, que la visión les llegó directamente de Dios. ¿Qué implicaciones tiene el que algo venga de Dios y usted se rehúse a recibirlo? Algunas de ellas serían que usted podría estar luchando contra Dios mismo, y que usted está condenado al fracaso y a seguir en unos modelos evangelísticos que son inefectivos, que están por debajo del estándar de lo que es correcto.

Cabría preguntar si éste era el modelo que Dios siempre usó. ¿Por qué falló Jesús en no comunicárselo a sus discípulos y a los verdaderos apóstoles? Los nuevos maestros del G12 y otros movimientos que están en sintonía con ellos, nos contestarán que es porque Dios ahora está haciendo algo “nuevo”, y que un privilegiado grupo de “profetas” de estos últimos tiempos son los encargados de revelar Su Verdad a la Iglesia de este tiempo.

Combine esto con algunas otras de las enseñanzas y se dará cuenta del énfasis sobre el “gobierno de la iglesia” que tienen estos grupos. Muchos de ellos piensan y enseñan que estos nuevos profetas y apóstoles son los que tienen autoridad y que están siendo usados para instituir la verdadera estructura de gobierno de la iglesia en esta generación, y obviamente habrá una nueva cepa y casta de líderes.

¿Pueden cristianos y hermanos de otras denominaciones, que no aceptan, ni entran en el modelo de los G12, ser unos fracasados porque solamente tienen la Palabra de Dios para regir sus vidas y al Espíritu Santo para que los guíe?. Reflexionemos.

1. Lo que es y lo que hace

Al contrario de lo que muchas personas piensan, el Movimiento G12 no es uno evangélicamente serio: no trabaja para el bien común del Evangelio ni viene para sumar con las iglesias ya existentes. Se trata de una organización cuestionable que viene a arrebatar miembros de iglesias ya constituidas con fines declaradamente financieros y de poder. Los promotores de este sistema de evangelismo desean que la visión celular sea aplicada íntegramente en una iglesia, ellos rechazan la posibilidad de que una iglesia utilice sólo parte de su plan y deseche lo demás. Es un paquete cerrado que debe de ser aplicado tal como fue diseñado sin la más mínima variación del modelo original. Es de esta manera que la visión, según ellos, rendirá sus frutos con efectividad.

Comentario: Viendo el enemigo los deseos y ambiciones de muchas personas que están en las iglesias por sumar números, con lo cual vendría satisfacción personal, orgullo y recursos económicos, este trazó un plan para cautivar a personas ambiciosas y de poca preparación bíblica. Entre las personas involucradas en el Movimiento G12 habrían también cristianos honestos y sinceros, con muy buenas intenciones, pero no podemos olvidar el hecho de que ese es justamente el plan satánico: extraviar a los que ya son salvos. Cuando usted escuche el argumento de la gran cantidad de almas cosechadas, mire bien de cerca para ver cuál es la proporción de recién llegados de otras iglesias y los ganados afuera de la iglesia, en las calles, trabajos, puntos de drogas, lugares de mucha necesidad en la sociedad.

El programa en sí parece muy bueno y cristiano a primera vista, pudiendo engañar al más meticuloso examinador. Pero, al analizarlo exhaustivamente, no podemos llegar a otra conclusión que no sea ésta: que es una burla y un extravío del verdadero Evangelio que hemos conocido.

2. Método

Su método se basa en los pre-encuentros, encuentros, post-encuentros y reencuentros como forma de lavado cerebral. ¿Qué se hace en estos llamados Pre-encuentros y Encuentros?

Pre-encuentro. Es la etapa de preparación para el Encuentro, donde se orienta a la persona sobre temas que serán vistos y ministrados durante el Encuentro. Ésto facilita la disposición del nuevo y, por consiguiente, garantiza buenos resultados durante el Encuentro. En esta etapa se dan varias conferencias: Seguridad de la Salvación, Conociendo el poder de la Oración, Descubriendo el poder de las Escrituras, y Principios de Liberación.

Nota: Se supone que una persona debe tomar todas las clases y conferencias, si no lo hace no podrá asistir al Encuentro. En esta etapa preparan a la persona diciéndole que en el Encuentro recibirá una gran bendición, que debe asistir para tener un encuentro personal, etc., etc.

Luego viene el llamado Encuentro. Es el retiro espiritual al que es llevado todo aquel que ha participado del Pre-Encuentro. Por espacio de tres días la persona es apartada de su rutina para que reafirme su encuentro personal con Jesucristo. En este tiempo, el nuevo creyente es ministrado de manera individual en torno a las “áreas básicas”:

(a) Seguridad de la salvación. Según ellos es la verdadera conversión, porque aquí la persona sí llora su pecado y tiene un arrepentimiento genuino.

Comentario: Esto es como decir que los cristianos que van a este tipo de actividad realmente nunca tuvieron un encuentro personal con Jesucristo.

(b) Sanidad interior. La persona es ministrada para que supere todos los traumas que pudo haber vivido durante su niñez y adolescencia.

Comentario: Esto hay que tomarlo con mucho cuidado. En mi opinión, puede llegar a ser muy peligroso. Incluso los profesionales de la salud tienen mucho cuidado cuando tocan temas delicados en la vida de una persona. En algunas de estas actividades se practica la regresión (no en todas), se tocan temas muy dolorosos y llevan a las personas a vivirlos otra vez.

(c) Liberación. En esta etapa se rompen las maldiciones generacionales que pudieron entrar durante la niñez, o las que se recibieron por pecados cometidos deliberadamente, o por prácticas de ocultismo, etc.


Comentario: ¿Maldiciones que entraron en la niñez? Esto es una herejía, ningún niño es culpable de los pecados que cometieron sus abuelos, padres, tíos, etc. Lo más extraño es que las personas que van a estas actividades son cristianos que al someterse a esto están lanzando al suelo el sacrificio de Cristo en la cruz. ¿Habrán leído Gálatas 3:10-14? “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu”.

(d) Llenura del Espíritu Santo. Todo aquel que adquiere la seguridad de la salvación debe ser lleno del Espíritu Santo, porque Él pasa a cubrir todo vacío que la persona pudiese tener.

(e) Enseñanza de la visión. El tiempo del Encuentro es uno de los mejores momentos para que los nuevos creyentes empiecen a enamorarse de la visión de la iglesia y decidan comprometerse con ella.


3. Visión de los Doce

G12 se presenta como una nueva revelación divina, que supervaloriza la visión de los doce como solución última para la Iglesia de los días actuales. La palabra “nueva”, utilizada ininterrumpidamente por los G12, carga intenciones malignas con el objetivo de desestabilizar a las iglesias que ya existen, como si ellos fuesen la “última revelación de Dios para el momento”. Peor aún: los líderes del Movimiento G12 sentencian que las iglesias que no participen de esta “nueva visión” serán substituidas por otras.

Comentario: Toda revelación de Dios al hombre ya se encuentra registrada en el Antiguo y Nuevo Testamento, no cabiendo añadir nada más.
“¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.” (Isaías 8:20). “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” (Apocalipsis 22: 18-19).

La racionalización que hay detrás del Movimiento G12 es que están siguiendo el patrón establecido por Jesús, quien “trabajó de cerca con 12 hombres de los cuales fue mentor, para que tomaran su lugar en la tierra. Siguiendo el modelo de Jesús el apóstol Pablo entrenó a un número de hombres jóvenes (Timoteos) que posteriormente se convirtieron en los grandes líderes de la Iglesia del Nuevo Testamento. A esta técnica de ser mentor le llamamos el principio de los doce”.

Comentario: ¿Jesús fue el mentor de los doce para que ocuparan su lugar en la Tierra, o simplemente les abrió su corazón y les enseñó para que compartieran el mensaje de las Buenas Nuevas con aquellos necesitados de salvación. En cuanto a esto de tomar el lugar de Cristo en la Tierra, está bien claro por la Escritura de quién sería el que ocuparía el lugar del Señor cuando éste ascendiera. Leamos en Juan 14:25-26:
“Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. El lugar de Cristo en la Tierra no lo iba a ocupar ni los pastores, ni los apóstoles, ni el papa, ni nadie, únicamente el Espíritu Santo. El que quiera alegar eso está mostrando su agenda: señorío y control.

Se espiritualiza el número doce en la Biblia. Escuchen esta cita de uno de estos maestros:
“El número doce es el número de gobierno en la Biblia. Jesús estableció su reino y gobierno en la tierra, usando el mismo principio que usó Dios para establecer a Israel en el Antiguo Testamento. De la misma manera que Israel tenía doce tribus, Jesús tenía doce discípulos. Usando este patrón, Jesús nos quiso dejar ver el modelo de como discipular, no solo nuestras comunidades locales, sino también las naciones del mundo”.

Comentario: Lo anterior hace del plan de salvación y de la misión de Cristo de discipular las naciones un asunto de gobierno religioso, y no de una relación personal e individual con el Salvador.

Cabe preguntarnos:

¿Jesús vino a gobernar las naciones y a implementar un gobierno de doce, y a perpetuar un sistema de discipulado estricto y autoritario?


¿Los llamados apóstoles y profetas van a traer el Cielo a la Tierra en este tiempo?

¿La intención de Jesús fue obligar a sus discípulos a embarcarse en una aventura de dominio y poder?

Cuando el Diablo le ofreció a Cristo el dominio sobre el mundo, Él lo rechazó.

La primera visita de Jesucristo a la Tierra no fue para establecer un reino terrenal, sino un gobierno espiritual en el corazón de los que se arrepienten y creen en Él.

Solamente cuando Él vuelva otra vez es que establecerá Su reino y Su gobierno.


Jesús fue muy claro en advertir a sus discípulos que no copiaran modelos de liderazgo humanos, refutó contundentemente la noción de los esquemas piramidales, de gobernar desde el tope (algo tan amado y tan preciado en algunos esquemas de visión celular, mentoreo y gobierno de un solo pastor como la autoridad máxima). Esto queda establecido en: Mateo 20:24-28: “Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos. Entonces Jesús, llamándolos dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean sobre ellas y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no sera así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros sera vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”.

Jesús también echó por el piso los delirios de grandeza y autoridad que tenían los discípulos que estaban tratando de imaginarse lo que recibirían de Jesús en la Tierra en aquel tiempo. Les dejó claramente establecido que se sentarían en doce tronos SÓLO en la regeneración (Mateo 19:28: “De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las tribus de Israel”).

¿Alguien podrá creer que lo que acabamos de leer se está cumpliendo aquí y ahora, sin que Cristo haya regresado? No se sorprenda, hay gente que sí lo cree.

Para justificar la primacía del número 12, en conferencias internacionales se han llegado a estirar y mal interpretar crasamente versículos y pasajes de la Biblia:

- Se ha dicho que Elías no hubiera escogido a Eliseo si lo hubiera sorprendido arando con once bueyes en vez de doce.

- Que el número doce fue la clave para que el Espíritu Santo descendiera en Pentecostés.

- Que las doce piedras que escogió Elías para el altar en donde realizó el sacrificio fueron la clave para que Dios le contestara la oración.

- Que el modelo de los doce restaura el altar de Dios que estaba en ruinas.

Comentario: Para poder aplicar un significado teológico a un número de discípulos en la Iglesia en el día de hoy, sería necesario que la Biblia completa diera testimonio de eso. Sin embargo, no encontramos ningún fundamento sustancial para idealizar ese número, ni cualquiera otro, ni en el libro de Los Hechos de los Apóstoles ni en las Epístolas. No vemos en el libro de los Hechos a los apóstoles diligentemente buscando doce discípulos con la finalidad de seguir el patrón de los doce discípulos de Jesús. En adición, está ausente del resto de la historia de la iglesia y de 2000 años de desarrollo teológico.

Por otro lado, si insistimos en que Jesús nos dio un modelo especial, basado en los doce que escogió, ¿por qué no emular también su forma de seleccionarlos? Cada líder G12 debería de escoger a 11 discípulos fieles (hebreos, preferentemente), algunos pobres, otros pescadores, algún otro con una escandalosa profesión (como el colector de impuestos Mateo), y además a un diablo. No nos olvidemos de ese último:
“Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?” (Juan 6:70).

4. Unción

Afirman que solamente cuando la persona se adhiera a la nueva visión del Evangelio creada por los G12 recién entonces podrá tener una nueva unción, que es lo que traerá el éxito.

Comentario: La unción ya la tenemos.
“Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas”. (1 Juan 2:20) Esto de la “unción” y de los “ungidos de Jehová” hay que estudiarlo bíblicamente. La premisa “que no se puede tocar a los ungidos de Jehová” ha sido utilizada por muchos líderes para proteger la corrupción dentro de sus ministerios. Una oveja del rebaño, un creyente que ha sido atrapado en este tipo de movimientos dictatoriales, está impedido de formular cualquier pregunta o cuestionamiento sobre doctrina o métodos, o sobre decisiones de sus líderes, porque “no se puede discutir lo que el líder diga o haga porque él es el ungido de Jehová”. No perdamos de perspectiva el hecho que algunas personas en movimientos como el de la “Lluvia Tardía” creen que en los tiempos finales en que vivimos Dios levantará una nueva raza de profetas y apóstoles que serán súper ungidos, por encima de los demás.

5. Quiebra de Maldiciones

Los Encuentros exigen de las personas la confesión de pecados, incluso los cometidos en el vientre materno a fin de que se rompan todos los vínculos del pasado, para dar inicio a una nueva vida. Para eso, los participantes se someten a la oración dirigida llamada “quiebra del vínculo”.

Comentario: Esta práctica invalida el texto que dice que
“… si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

6. Liberación y Sanidad Interior

En los Post-Encuentros se enseña que el individuo debe de guardar la enseñanza que tuvo en el Pre-Encuentro. Es bajo esa condición –afirman– que su salvación estará garantizada. Según ellos, la salvación es aquella conquistada por la regresión, quiebra de maldiciones, y sanidad interior.

De esa forma invalidan el sacrificio perfecto, completo y final de Cristo en el Calvario, creando “nuevas salvaciones” con supuestas promesas en nombre de Dios diciendo que ahora sí la salvación llegó, llevando a cristianos a que duden de su propia salvación en Cristo. De hecho, hay personas que llegan a decir que todo cuanto aprendieron previamente en la iglesia, en los cultos, estudios, escuelas dominicales, seminarios, antes de llegar al G12, no era necesariamente toda la verdad, porque sólo ahora, después de llegar al G12, encontraron la verdad.

Comentario: Toda y cualquier tentativa de cancelación de pecados por regresión, quiebra de maldiciones, y sanidad interior, como práctica de auto proclamar una “salvación perfecta”, invalida el sacrificio vicario de Cristo Jesús en el Calvario.
“Así que arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia de Dios tiempos de refrigerio” (Hechos 3:19); “que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo”. (Hebreos 7:27); “He aquí gran amargura me sobrevino en la paz, pero a tí te agradó librar mi alma del hoyo de corrupción, porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados” (Isaías 38:17); “Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano diciendo: Conoce a Jehová, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31:34); “¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en la misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades y echará a lo profundo de la mar todos nuestros pecados” (Miqueas 7: 18-19).

7. Renuncia

La renuncia es predicada en los Encuentros G12 como forma de rechazo a los conceptos, hábitos y costumbres de la vida que antes se profesaba. Preguntamos: ¿y qué hay de aquel que ya es creyente maduro y fiel y asiste a estas actividades? ¿a qué tiene que renunciar, a lo que creyó en un principio, a lo que aprendió en la iglesia de la cual vino?

Comentario: Renunciar, a la luz de la Biblia, es el acto de dejar, repudiar, abdicar alguna cosa, pero nunca de lo que es bíblico y sí de lo que es herético y anti-bíblico.

8. Culto de Aproximación

Las prácticas que pueden darse en las iglesias que están siguiendo la Visión Celular de los G12 pueden variar de iglesia en iglesia. No obstante, el Movimiento G12, en su formación de células, descaracteriza el modelo bíblico de la Iglesia en algunos puntos, a saber:

a. Las células no pueden pasar del número 12.

b. Las células tienen la autonomía de bautizar nuevos convertidos.

c. Las células no tienen la libertad de predicación libre, tienen que utilizar el lenguaje del mentor, que está en los manuales G12.

d. En el culto o los cultos que se desarrollan semanalmente se enfatizan hasta el cansancio la necesidad y obligatoriedad de asistir a los Pre-Encuentros, Encuentros y Post-Encuentros.

e. Se motiva a las personas con palabras alentadoras y si esto no basta se toca el ego de los hermanos, se utilizan frases o versos bíblicos fuera de contexto para presionar diciendo cosas como que Dios quiere a valientes y que los cobardes morirán en el desierto, una vez más haciendo uso y abuso de presiones psicológicas.

f. Piden que las personas se comprometan a llevar adelante la visión y que los que no lo hacen son rebeldes, improductivos, cobardes, y se les denigra.


g. Es restringido el acceso directo al pastor principal, todos deben de sujetarse a sus líderes y confesarles sus inquietudes, problemas y pecados.

h. Muchas otras actividades de la iglesia son recortadas o anuladas, ya no es importante el estudio a profundidad de la Biblia, la prioridad pasa a ser el G12 o la “Visión Celular”. El método pasa a ocupar el primer lugar y no Jesús con su fundamento en la Biblia, y es aquí en donde tarde o temprano viene la ruptura, muchos se retiran disconformes por el abandono de la Palabra de Dios como autoridad. Los defensores del G12 dirán que no es así, que para ellos la Biblia sigue siendo importante, pero en la práctica no es así. La realidad es que cuando se prioriza una visión y otros textos elaborados como el Manual del Encuentro, uno va descubriendo lo que en realidad es importante para ellos.

i. Otro aspecto que se observa es la elevación de la figura del pastor, que no acepta críticas con relación a la visión; dicen que la Visión no puede ser retocada, que no hay alternativa, no hay Plan B, solo G12.

j. Se genera y se instala el concepto de que las iglesias que no abracen la visión van camino a desaparecer.

k. Se pretende que el nuevo convertido se desarrolle y obtenga un crecimiento en tiempo record. La realidad es que en ese tiempo el nuevo convertido tal vez ni siquiera ha leído la mitad de la Biblia, pero si ha sido bombardeado con los conceptos y reglas del G12.


V. LOS PELIGROS DE ESTE MOVIMIENTO

1. La aplicación de la “Visión Celular”, con sus Encuentros, de la forma como lo exigen sus manuales, y de las prácticas que –según testigos– se realizan en tales Encuentros, puede causar problemas en varias áreas: problemas estudiados en la rama de la psicología clínica, y problemas de orden doctrinal.

2. Consideramos que existe irresponsabilidad al someter a las personas a una terapia de regresión, de forma grupal, y aún peor, siendo las terapias llevadas a cabo por personas no habilitadas para tales tratamientos, la irresponsabilidad es mayor cuando se traen niños a las mismas.

3. No tenemos dudas que el evocar de la memoria los pecados pasados es un contrasentido con las promesas bíblicas, sean pecados cometidos el año pasado, así como los de diez o veinte años atrás.
“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”. (Isaías 43:25).

4. El Movimiento G12 es una variante de los diversos modelos de crecimiento que existen en el mundo, con énfasis en los números.

5. El programa G12, en breves palabras, es una marca basada en un método, un producto y un producto de “marketing” dirigido al establecimiento de “franquicias G12” en el mercado de la fe.

VI. ¿CUÁL ES LA OPINIÓN DE MINISTROS, LÍDERES Y DENOMINACIONES EVANGÉLICAS SOBRE EL MOVIMIENTO DE LOS G12?

1. La Convención General de las Asambleas de Dios del Brasil: Ellos dicen cuanto sigue: “Ante el avance de la más nueva herejía, que invalida el carácter cristiano adquirido a través de la regeneración en Cristo, basándose en la autorrealización y en la mudanza de conceptos bíblicos, nosotros, los del Consejo de Doctrina de la Convención General de las Asambleas de Dios en el Brasil, en la persona de su presidente, hacemos publico nuestro parecer oficial sobre lo que llaman el G12.

A veces, aparece en el escenario evangélico brasilero algunos movimientos de características eminentemente fluctuantes. En estos días, el más nuevo de ellos es el G12, que promueve sutilmente un nuevo estilo de vida cristiana, reflejado en la visión de éxito rápido y fácil, y de un crecimiento mágico y milagroso de la iglesia, a través de una supuesta revelación de Dios recibida por el líder del G12, que sueña en tener la mayor iglesia del mundo, haciendo así cualquier cosa para alcanzar sus intenciones de auto promoverse como líder mundial interdenominacinal, proponiendo un “nuevo concepto” religioso, con cambios en la liturgia, en las buenas costumbres, en la doctrina sagrada, en el concepto real de la iglesia de Cristo, en el lenguaje genuino de la predicación del evangelio, en la conducta cristiana, en el comportamiento ético y estético del creyente, con una dosis excesiva de estímulos a la búsqueda frenética por prosperidad instantánea, liberación autosuficiente, unción mágica y perfección absoluta, valiéndose de desavisados e inocentes para esparcir sus herejías.

Al contrario de lo que muchos imaginan, el G12 no es un grupo evangelisticamente serio: no trabaja para el bien común del evangelio y ni para sumar con las otras iglesias existentes. Se trata de una organización herética que intenta tomar miembros de iglesias ya constituidas con fines declaradamente financieros. El ejemplo de lo que estamos hablando es la solicitud de donativos de toda y cualquier denominación para su obra faraónica intitulada “Canaan aquí en la tierra”, tipificando sus reales intenciones”.

2. La Asociación Bautista del Salvador: Repudia las herejías del G12: En asamblea de las más concurridas, que contó con la participación de más de 60 iglesias, la Asociación Bautista del Salvador (ABS) definió su posición favorable al método de multiplicación a través de células, y rechazo y repudió el Movimiento G12 con sus practicas heréticas. La Asociación Bautista definió también la formación de comisiones permanentes para tratar las cuestiones teológicas y jurídicas, a fin de orientar a las iglesias que estén comprometidas en la visión del G12 y quieran corregir sus errores.

3. El Pr. Silas Malafaia, declara: “Sin ninguna presunción con relación a nadie, sobre la cuestión del G12 y los Encuentros, yo tengo una visión macro y no-micro, para decir esto: Tengo programa en la TV y ya recibí más de 3,000 cartas de testimonios y experiencias de personas que fueron a los Encuentros, y también tengo declaraciones de pastores idóneos y de personas de mi círculo de relacionamiento que nos trajeron informaciones preciosas. Fuera de todo esto que acabo de afirmar, sin ninguna vanidad porque tengo convicción de que todo lo que soy, tengo y hago proviene de Dios, tengo autoridad científica pues soy psicólogo clínico con especialización en el área de la psicoterapia del adulto y lo que la mayoría de estos encuentros están realizando es una verdadera terapia con técnicas psicoterapeúticas muy peligrosas, donde personas sin ninguna experiencia ni capacidad para aplicarlas, trabajan con asuntos tales como: regresión, cura interior y cura de memorias pasadas. Están confundiendo la gracia de Dios con psicología”.

4. El Pr. Paulo Lucas Sacramento: Actualmente al frente del Ministerio Alpha en Miami, dice: “Las prácticas del G12 presentan hechos que son contra las doctrinas bíblicas, como por ejemplo una regresión donde las personas van hasta el vientre materno, para recordar sus pecados y pedir perdón por faltas que ya fueron perdonadas, momentos de meditación, uso de la música como forma de control y el juramento para no contar lo sucedido en el Encuentro. Yo cuestiono el G12 y no acepto el modelo que ellos presentan. En el Brasil, muchas personas que participaron del Encuentro y que revivieron su pasado, perdieron el sentido común y quedaron desequilibradas y pastores con ministerios que se dividieron”.

5. Los Pastores Alexandre Galante y Sergio Viula: Afirman que el G12 es un movimiento de perfil neo-pentecostal que han asumido prácticas esotéricas y espiritistas. Aparte de eso los conceptos teológicos postulados por el G12, tales como sus creencias en cuanto a la Revelación, el hombre delante de Dios, Pecado, Iglesia y otras doctrinas no coinciden con las enseñanzas bíblicas.

VII. RESUMEN

1. El Movimiento G12, es un movimiento carismático de tendencia ecuménica, supuestamente originado en una revelación de Dios al pastor César Castellanos, quien afirma tener la llave de la evangelización del mundo para formar una mega-iglesia, de la que lógicamente él será el máximo líder. La super-iglesia estará bajo la autoridad y dirección de los profetas y apóstoles modernos.

2. Es conveniente recordar que las visiones y revelaciones como las que tiene César Castellanos lo han tenido herejes y sectarios como José Smith, Ezequiel Ataucusi, Sun Myun Moon, José Luis de Jesús Miranda, entre tantos otros. De manera que las nuevas revelaciones que se dan y se seguirán dando no debe ser una novedad para ningún cristiano que investiga y está en alerta.

3. El Movimiento G12 tiene doctrinas muy cuestionables, como las maldiciones generacionales, sanidad interior, confesión positiva, etc. Son doctrinas claramente contrapuestas a las enseñanzas bíblicas.

4. En el Movimiento G12 la interpretación de la Biblia no está sustentada por una hermenéutica correcta. Su método es el alegórico, con el que se fuerza y tuerce el verdadero sentido de las Escrituras.

5. Es un movimiento peligroso, porque tiene prácticas aberrantes como la regresión como terapia psicológica. Según los psicólogos clínicos y el testimonio de quienes han pasado por esa experiencia, muchas personas están siendo dañadas por esas prácticas. Con ellas se subestima la obra redentora de Jesucristo y el poder transformador del Espíritu Santo en las vidas de las personas.

6. Exaltan el pecado, el pasado triste y oscuro de las personas.

7. Elevan al pastor y a los líderes a una posición de preeminencia exagerada tal que los adeptos del G12 tienen más temor a sus líderes que a Dios mismo. Crean una actitud de desprecio a los cristianos que no están involucrados en el programa G12.

8. Se burlan de la Palabra de Dios al aplicarla de forma sistemáticamente sesgada e incompleta en el Manual del Encuentro y otros libros que usan. Encuadran la Palabra de Dios dentro de parámetros fijos, por medio de frases recitados repetitivamente y en forma mecánica por la congregación.

9. En los encuentros se burlan del Espíritu Santo al fijar horas y minutos en donde Él debe actuar sometiéndose a las órdenes de los que ministran, como si Dios se encontrara presto a recibir órdenes de los simples mortales.

10. Subestiman o ignoran el trabajo, esfuerzo y sacrificio de los misioneros, evangelistas y líderes que a través de la historia Dios ha usado, y los miles y millones de mártires cristianos que han ofrendado su vida por predicar el evangelio de Cristo, sencillamente porque no se les confío la visión celular que hoy dispone César Castellanos.

11. Son alarmantes las declaraciones de los seguidores de César Castellanos, como las hechas por el Movimiento Juventud G12 del Sur de Florida:
“César el último instrumento que Dios envió para llevar la verdad al mundo, lo ha tomado como tomó a Cristo, para llevar el mensaje hace 2000 años atrás. Podemos decir que nuestro líder está haciendo lo que Cristo haría, si estuviera en la tierra”, y a los que se oponen “…hay que atacar y terminar con sus ministerios, cueste lo que cueste, aunque sea la cárcel”.

12. Es preocupante la comparación que hacen de la visión G12 y la gracia de Dios, cuando uno de sus pastores dice con arrogancia “Los G12 van a producir el avivamiento más grande que el avivamiento de la gracia de Dios”. Olvidan que lo que la Iglesia necesita es la visión de Cristo y no de los hombres, la Palabra y el poder de Dios antes que los métodos y modelos de manufactura humana. “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los Ejércitos” (Zacarías 4:6). El aporte divino para cumplir la Gran Comisión ha sido, es y será el Espíritu Santo, y es la tercera persona de la Trinidad quien convence de pecado a los hombres, y no necesita de regresión para sacudir corazones. No es por la genialidad y estrategias diseñadas por los hombres, ni por el poderío económico, sino por el Espíritu de Dios.

13. El príncipe de los pastores es Jesús, a Él le debemos todo, Él es cabeza de la Iglesia. Los cristianos bíblicos no reconocemos ninguna autoridad piramidal y jerárquica, trabajamos para la extensión del reino de Dios en el corazón de los hombres y no para un reino terrenal y humano.

14. Ganar almas es indudablemente la prioridad. El método: la exposición de la Palabra de Dios en su estado puro. Una vez ganadas las almas, para retenerlas no hay mejor forma que nutrirlas con la Palabra. Es comprendiendo y aplicando el conocimiento bíblico que las ovejas resistirán los vientos de doctrina falsa que golpea y amenaza a la Iglesia fiel.

VIII. CONCLUSION:

No podemos ni debemos ignorar las amenazas y las herejías que se han infiltrado en la Iglesia. Hace 15 ó 20 años las iglesias evangélicas eran totalmente cerradas a cualquier novedad religiosa que viniese fuera de ellas. Daba la impresión de que vivían en guardia permanente para impedir que alguna doctrina o práctica extraña penetrara sus fronteras. El Rvdo. Tomás Gómez Bueno, autor del libro recientemente publicado, cuyo título es
“G12: Un salto al vacío” dice: “Vemos con asombro cómo en los últimos años la iglesia evangélica flota sin ninguna reacción significativa en un ambiente permisivo y de amplia tolerancia. Sin que lo hayamos percibido, hoy tenemos una iglesia evangélica carente de discernimiento y en extremo vulnerable a las corrientes esotéricas que se mueven en su entorno… Consideramos que la acelerada propagación del G12 es el resultado de una crisis de identidad que vive la iglesia de hoy. En un mundo postmoderno y globalizado, la iglesia ha tenido dificultad para discernir su misión a la luz de la palabra”.

Pero, para no equivocarnos y poder distinguir lo verdadero de lo falso, “tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro”, nos recuerda el apóstol Pedro (2 Pedro 1:19). Pablo también nos exhorta: “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Romanos 16:17).

Las iglesias y pastores que se sostienen en las Sagradas Escritura como norma suprema de fe y práctica, ante las amenazas actuales tienen el desafío y la responsabilidad ineludible de combatir unánimes por la fe del Evangelio (Filipenses 1:27).


* El pastor Víctor Pino fue superintendente nacional de las Asambleas de Dios del Perú. Su celo por volver a dicha denominación a las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios y por enfrentarse a los herejes y a sus herejías, le costó la destitución del cargo y posterior expulsión, promovido por un grupo de líderes ecuménicos y carismáticos infiltrados en dicha denominación pentecostal. Actualmente pastorea la Iglesia Evangélica Bíblica “Baluarte de la Verdad” en Perú. Es director-fundador del Centro Evangélico de Investigaciones Religiosas “Berea” (CEIR-Berea). Es miembro de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas (CIEF- Perú). Forma parte del directorio de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC), institución evangélica fundamentalista que forma parte del Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC) que viene enfrentando y denunciando la apostasía y el ecumenismo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) desde 1948.