RADIO EVANGÉLICA BÍBLICA BBN (EEUU)



Para escuchar esta emisora haga click en el botón "Reproducir" y si no quiere escucharlo pulse en el botón "Parar".

27 de octubre de 2006

LA REFORMA Y EL PASTOR EVANGÉLICO ACTUAL


Por: Pr. Víctor Pino G.*

Los historiadores modernos nos vienen diciendo que la obra de Martín Lutero ha sido redescubierta y está siendo estudiada bajo una óptica diferente por un grupo creciente de teólogos, sociólogos e historiadores.

Se dice que después de Jesucristo y de Pablo, el hombre más grande de todos los siglos es Martín Lutero. Sin lugar a dudas, Lutero fue uno de los hombres más influyentes en la historia del cristianismo. Muchos lo llamaron “profeta del pueblo”.

En nuestro contexto cristiano, profeta es aquel que se constituye en el vocero de Dios, el que entrega el mensaje que salva y redime al hombre, perfecciona y edifica al creyente en Cristo. En realidad, esa llegó a ser la labor de Martín Lutero cuando asume una auténtica función pastoral posesionado de la Palabra de Dios, enseña, predica y vive; es en ese sentido que el pastor evangélico actual se relaciona directamente con la Reforma Evangélica.

Este es el aspecto del que ahora quiero brevemente ocuparme:
“La influencia de la Reforma Evangélica en el pastor evangélico actual”.

Si de manera transparente vamos a reconocer la influencia de la Reforma en el ministro evangélico, tenemos que hablar de la restauración bíblica del ministerio pastoral, porque la Biblia es la norma de fe y práctica.I. La restauración bíblica del ministerio pastoral.A. La Biblia, fuente de fe y práctica.

Dios, en cumplimiento a sus propósitos supremos usó a hombres santos, como Juan Wycliffe, Juan Hus y Jerónimo Savonarola, pero de manera especial a Martín Lutero, para volver a la cristiandad a la fuente pura de la revelación divina -la Biblia, como única autoridad suprema en materia de fe y práctica cristiana-, pues sosteniéndose en ella afirmó su fe y razón de manera tan digna y contundente, tal como lo demostró en la ciudad alemana de Worms, ante el emperador Carlos V, pues cuando en dicha Dieta -o asamblea general de todos los príncipes y representantes políticos y autoridades eclesiásticas del Imperio- le piden que se retracte, Lutero solemnemente contesta:


“Puesto que su majestad imperial y sus altezas piden de mí una respuesta sencilla, clara y precisa, voy a darla sin rodeos de ninguna clase, de este modo: ‘El Papa y los concilios han caído muchas veces en el error y en muchas contradicciones consigo mismos. Por lo tanto, si no me convencen con testimonios sacados de las Sagradas Escrituras, o con razones evidentes y claras, de manera que quedase convencido y mi conciencia sujeta a esta Palabra de Dios, YO NO QUIERO NI PUEDO RETRACTARME, POR NO SER BUENO NI DIGNO DE UN CRISTIANO OBRAR CONTRA LO QUE DICTA SU CONCIENCIA. HEME AQUÍ, NO PUEDO HACER OTRA COSA; QUE DIOS ME AYUDE. AMÉN’”.
La fe que enseña la Biblia es la fe que salva y justifica, porque es ella la que une al hombre a Cristo y le ubica bajo su autoridad y señorío. Martín Lutero descubre esta gloriosa verdad en la Sagradas Escrituras y desde entonces predica: “El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17). Esta verdad le da la firme convicción de haber nacido de nuevo y haber encontrado “una puerta ancha y abierta para entrar en el paraíso”, según su propia declaración. La fe es la que obra la justificación, y no las obras. Lutero puntualiza: “La primera, la más noble, la más sublime de todas las obras es la fe en Jesucristo. De esta obra deben proceder todas las obras: todas ellas son súbditas de la fe, y de ella sola reciben su eficacia”.

B. La Biblia, fuente de doctrina.


Ella es la verdad plenaria y absoluta. Fue el conocimiento personal de Cristo y de las Sagradas Escrituras lo que afirmó las convicciones del gran reformador Lutero, para enfrentarse al imperio de la Iglesia Católica Romana y a su jerarca, el papa León X, asumiendo con dignidad ejemplar el rol de un verdadero pastor evangélico, cuya prédica y enseñanza lo centró en Cristo y Su Palabra. Como un pastor que aprendió de Cristo -el “Príncipe de los pastores”-, nutrió y alimentó al rebaño con la palabra auténtica de Dios, de las doctrinas supremas de Cristo, y -hasta donde entendió- sin mezcla de error.

Este año se conmemora 489 años desde que se inició la Reforma más grande que la Iglesia Cristiana jamás haya tenido. La iglesia falsa fue sacudida en sus mismos cimientos y la corona de los papas tambaleó sobre sus cabezas. Esto ocurrió porque para Martín Lutero las Escrituras estaban por encima de toda experiencia y de toda supuesta revelación extrabíblica recibida. Con la misma actitud sabia de los creyentes de Berea que escudriñaron diligentemente las Sagradas Escrituras para poner a prueba la doctrina que enseñaba Pablo antes de aceptarlas como provenientes de Dios, también Lutero pasó por el tamiz de la verdad revelada en la Biblia las doctrinas de la Iglesia Católica Romana y las expresiones de religiosidad popular. Al hacer esto, Lutero comprobó que la iglesia papal estaba totalmente en el error y puso al descubierto sus mentiras diabólicas. Por esta postura, la Iglesia Cristiana Evangélica tiene con él una deuda enorme, y los pastores de hoy en día podemos encontrar en él un buen ejemplo de cómo asirnos de la Palabra de Dios y cómo contender ardientemente por la fe (Judas 3).


C. La Biblia, fuente de moral cristiana.

La Reforma Evangélica -también llamada Reforma Protestante- reafirma la fe bíblica y reivindica la doctrina de Cristo en toda su pureza, pero al mismo tiempo revalora el matrimonio del ministro de Jesucristo, en obediencia a la Palabra de Dios, pues el obispo debe ser marido de una sola mujer mediante el legítimo matrimonio, gobernando bien su casa y criando a sus hijos en sujeción y con toda honestidad (1 Timoteo 3:1-5). Martín Lutero contrae este compromiso con gran responsabilidad y asume su rol de pastor y ministro de Jesucristo demostrando la moral bíblica en el área más delicada, el matrimonio. Después de cinco años de haber iniciado la lucha contra el celibato de los curas y las monjas y a favor de la reivindicación del matrimonio como una institución santa establecida por Dios mismo, contrae nupcias con Catalina Von Bora el 13 de junio de 1525, llegando a tener seis hijos. “Así se fundó la casa doméstica del pastor evangélico, y desde entonces, la familia del pastor, el ministro de la Palabra y su esposa, los padres y los hijos, amos, criados, huéspedes y hospedados, han ofrecido a la Iglesia Cristiana Evangélica cuadros mil que regocijan a los ángeles…”, nos dice un escritor.

Con este enlace, el Reformador se separó completa y definitivamente de las instituciones papales. Los católico-romanos culpan a la Reforma Evangélica y a Lutero de haber profanado el sacerdocio, y no quieren considerar a los pastores de la Iglesia Evangélica como ministros de Dios; pero en realidad, la Reforma sencillamente ha enseñado lo que estaba ya olvidado por la falsa iglesia de Cristo: el fundamento sólido del sacerdocio de todos los creyentes, en el cual se funda el ministerio especial de los ministros de la Palabra.

Martín Lutero aprendió a vivir una santidad práctica.
“Con su cabeza tocaba el cielo, a la vez que sus pies estaban en la tierra”, enfatizan sus biógrafos al referirse a la vida del Reformador.

II. Los peligros del ministerio pastoral actual.

A. Desviarse de la fe bíblica.
1. Por los vientos de una falsa fe.


Estamos viviendo en tiempos de gran amenaza para la Iglesia Cristiana Evangélica. El movimiento de la Nueva Era representa la amenaza más grande desde afuera; pero los movimientos religiosos heréticos constituyen una de las más grandes amenazas al Cristianismo desde adentro.

El Movimiento Carismático de Fe, por ejemplo, es una gran amenaza para la Iglesia Cristiana Evangélica porque ha distorsionado terriblemente la fe bíblica. Para explicarlo brevemente:

Este movimiento cree que “la mente y la lengua humanas contienen una habilidad o poder sobrenatural. Cuando una persona habla -expresando así su fe en lo que supuestamente son las leyes divinas- sus pensamientos y expresiones verbales positivos producen, aparentemente, una “energía divina” que tiene la virtud de sanar, producir riquezas, lograr éxito y otras maneras de influir en el medio ambiente…”. Según los “maestros de fe”, Dios automáticamente responde y realiza lo que ordenamos, cuando nosotros confesamos positivamente necesidades y deseos en fe.

A la luz de la Biblia, esta enseñanza es una aberración, porque Dios no puede ser controlado por medio de la confesión positiva. Si fuera así, “Dios sería reducido al nivel de un sirviente cósmico, sujeto a las fórmulas de la fe. Usted sería dios y El sería su criado”. La Biblia enseña, según Marcos 11:24, que debemos decir lo que creemos pero no creer en lo que decimos o declaramos. La fe bíblica, definida de manera sencilla, es: Total confianza en Dios y Su Palabra.


2. Por el sobre énfasis en la fe.


La fe es enfatizada de tal manera que Dios mismo tiene que tener fe para actuar por encima de las leyes naturales y espirituales. Los “maestros de la fe” -carismáticos y neocarismáticos- enseñan que Dios es un Dios de “fe de palabra”, quien creó al hombre a su imagen y le concedió la capacidad de funcionar al mismo nivel de fe que Dios. Como resultado, “el poder de Dios está a su disposición”. Todo esto explica por qué la mayoría de los maestros de Fe piensan que el hombre es un dios, literalmente; según Copeland, “un ser al nivel de Dios”. Mediante la imitación de las leyes cósmicas, el hombre puede realizar actos sobrenaturales al igual que Dios. Sin embargo, la Biblia establece con claridad que Dios nunca podría identificarse como un “Dios de fe”. Un ser que tiene que ejercer la fe está limitado, tanto en su saber como en su poder, ya que la fe descansa en la región donde no existen ni la certidumbre ni el control absolutos. Si Dios ha de tener fe, él tendría que depender de algo fuera de sí mismo para disponer de conocimiento y poder. Y eso claramente no es bíblico. La Biblia representa a Dios como el único que desde la eternidad todo lo ve y todo lo sabe, y quien dispone de absoluta y suprema autoridad. El no necesita fe (Salmos 115:3; 135:6; 50:21, 22).

B. Desviarse de la doctrina bíblica.
1. Por el énfasis en las revelaciones extrabíblicas.

Abundan hoy los maestros, profetas y cristos falsos que proclaman haber recibido nuevas revelaciones de Dios y pretenden adjudicarlas como complementarias a la revelación bíblica, a semejanza de José Smith, quien afirmó que El libro de Mormón o Las doctrinas y convenios eran el producto de la revelación de Dios, o Sun Myun Moon, fundador de la Iglesia de la Unificación, que afirma: “Las palabras de Jesús y del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento perderán su luz… ‘Perder su luz’ significa que el periodo de su misión ha terminado con la aparición de la nueva era”. La obra básica en donde se hallan las supuestas revelaciones dadas a Moon lleva el título de “El Principio Divino” o “El Testamento Terminado”, porque supuestamente contiene la verdad actualizada.

Estas y otras susodichas revelaciones extrabíblicas están en abierta contradicción con la Biblia, y cualquier otra revelación contrapuesta a la Biblia no proviene de Dios. Cristo ya nos advirtió sobre esto (Mateo 7:15, 16; 24:24; 2 Pedro 2:1-3).


2. Por el mercantilismo religioso.


La Reforma Evangélica del siglo XVI fue la más grande reforma que sacudió a la cristiandad agonizante que se encontraba en tan deplorable condición por carecer de una enseñanza cristocéntrica. Ya han pasado varios siglos desde que la Reforma Evangélica revitalizara al Cristianismo; pero ahora, con asombro observamos que la Iglesia Cristiana Evangélica ha ido perdiendo conciencia de sus raíces históricas y evangélicas (protestantes), y ya se ciernen sobre ella nuevamente sombras de una religiosidad antibíblica. Da la impresión que el ciclo sombrío de la historia se está repitiendo. No se necesita ser un profeta, menos un Martín Lutero, para discernir los tiempos. Basta con analizar un poco la religiosidad de la Iglesia, para percibir el espíritu de Juan Tetzel, pues el osado mercantilismo y explotación de la fe están otra vez golpeando implacablemente contra la Iglesia conservadora o fundamentalista.

La idolatría está en evolución en la iglesia. Se escriben textos bíblicos, incluyendo figuras hasta tener más imágenes que letras. Se ha desatado una ola de adornos religiosos, que asusta. Se fabrican manos orando, cruces, palomas que simbolizan el Espíritu Santo, etc. No sólo están en las paredes, como adornos, sino en el pecho, cadenas, pulseras, relojes y anillos de los cristianos. Ya hay estampitas con imágenes de Cristo, para marcar Biblias, etc. Esta tendencia está tomando fuerza y muchos evangelistas han iniciado una técnica de ofertas a cambio de ofrendas; para ello convierten ciertos objetos en “puntos de contacto” y fuente de bendiciones.

Algunos dicen: “Si me escribe con su ofrenda, le enviaré una cruz (o paño) ungido que le ayudará en todos sus problemas”… “Envíe hoy mismo su ofrenda junto a su petición y le enviaremos una oración impresa con la foto del evangelista”… “Junto a su donativo exprese cuál es su necesidad, ya sea trabajo, dinero, salud, etc., y le enviaremos como recuerdo un frasquito conteniendo agua del río Jordán”… o “…el ‘agua santa’ de la fuente del río de la vida de la Universidad de Oral Roberts”.

Durante el período de oscurantismo espiritual en la Edad Media, un tosco y carnal monje católico llamado Juan Tetzel engañaba a la gente común de su tiempo vendiéndoles indulgencias. Dichas indulgencias eran absoluciones especiales para evitar el castigo por el pecado en el purgatorio y eran ofrecidas por ciertos clérigos católico romanos. Al respecto, como buen publicista, Juan Tetzel tenía una pegajosa rima:
“Tan pronto como la moneda en el cofre suena, el alma saltando sale del purgatorio sin pena”. Hasta había una tarifa para las diferentes indulgencias: 6 ducados por un adulterio, 9 ducados por el robo de las iglesias, sacrilegio o perjurio, 8 ducados por un asesinato, etc., e inclusive se daba facilidades de pagar por adelantado por los pecados que uno pensaba cometer en el futuro.

Me atrevo a señalar que el espíritu de Tetzel está representado en los “maestros de la fe”, tales como Oral Roberts. Este personaje es el presidente de la International Charismathic Bible Ministries (Ministerios Internacionales Bíblico Carismáticos), institución que agrupa a muchos predicadores carismáticos conocidos, entre ellos: Benny Hinn, Morris Cerullo, Paul Crouch (dueño de la TBN-Enlace), Charles y Frances Hunter, John Osteen, Keneth Copeland, John Avanzini, etc.

Oral Roberts, también ha elaborado un verso pegajoso:
“Si tienes una necesidad, una semilla tienes que plantar”. En términos sencillos, para ellos el término “plantar una semilla” es sinónimo de “envíame el dinero”, porque “la semilla de la dádiva es la semilla de fe”. Los “maestros de la fe” hablan mucho de los “puntos de contacto”; por ejemplo, Robert Tilton pide a sus seguidores que le envíen “un retazo de tela verde junto a su ofrenda, para orar por ellos y transmitirles por medio de dicha tela bendición y prosperidad”. John Avanzini, quien ya ha venido varias veces al Perú, ha sido usado por los “maestros de la fe”, desde Crouch hasta Cerullo, para levantar fondos por medio de la táctica de la “centuplicación”. Es decir, si alguien ofrenda 10 dólares recibirá 1000 dólares, si da 1000 dólares recibirá 100,000 dólares.

Lo triste es que de estas normas de conducta se hace doctrina, así como de las experiencias. Actuar en ese espíritu, es actuar en el espíritu de Tetzel. “Hoy también hace falta una nueva Reforma. El saqueo de los pobres, santificado por bulas papales en el pasado, es sorprendentemente parecido a la nueva generación de “papas de la prosperidad” de hoy. Tetzel estafó a los pobres de su época prometiéndoles libertad del purgatorio; los falsos maestros de hoy están esquilmando a sus seguidores prometiéndoles libertad de la pobreza y vida abundante en prosperidad”. Estamos frente al imperio de los maestros de la fe y la prosperidad. Esto es una gran amenaza para la Iglesia Cristiana Evangélica.

C. Desviarse de la moral bíblica.


1.
La moral relativista pragmática.

La Iglesia Cristiana Evangélica está enfrentando un pragmatismo creciente; es decir, la concepción filosófica cuya verdad y cuyos valores de referencia son el éxito, la eficacia, lo que supone beneficio. El filósofo pragmático W. Jones escribe “lo verdadero consiste simplemente en aquello que es ventajoso para nuestro pensamiento”. En términos sencillos, “si algo funciona bien y resulta, hazlo”, “el fin justifica los medios”. Así pues, en esta perspectiva moral todo se relativiza. “Es aquí donde la moral y los valores espirituales se vuelven cambiantes, sujetos más a la conveniencia humana que a un decálogo divino”.

“No todo lo que sale bien es bueno, ni todo lo que funciona está correcto, ni todo lo lícito nos conviene, como dice el pragmatismo. No es cierto que con tener bienes materiales alcanzamos un nivel superior de felicidad, o que nuestras ideas y caprichos, una vez alcanzados, nos hacen felices. El pragmatismo proclama una verdad superior fuera de la verdad absoluta de Dios, por lo que crea un relativismo muy peligroso y enajenador, que penetra como veneno en la teología”… y es lamentable que ya ha sido absorbido por muchos tele-evangelistas carismáticos y neocarismáticos (los “de la tercera ola”); y lo más terrible es que esto está atentando contra la moral bíblica.


2. La moral relativista religiosa.


La revelación bíblica es puesta en tela de juicio, alegando que no todo lo que la Biblia dice es verdad, y que muchas cosas están caducas. Pero, ¿qué es el relativismo? “Es una corriente filosófica que proclama la no-existencia de una verdad absoluta”; en este contexto, “la Palabra de Dios es tan sólo una cosa relativa entre todo lo creado, por lo cual la moral y la ética están sujetas a cambios según las circunstancias históricas de cada época”. “Bajo este pensamiento, se aceptan modelos de conducta que la sociedad impone, se dan leyes contrarias al principio divino: Se aprueba el aborto, el divorcio, se legaliza la homosexualidad, etc.”. El relativismo ha desvirtuado la realidad del infierno, ha menoscabado la realidad del pecado, ha negado la verdad de la salvación por Jesús, y lo que es peor, ha proclamado la muerte de Dios y ha declarado que el hombre es el centro de toda la creación. Esto ha creado una corriente por la cual se trata de desmitificar las Escrituras. Cada corriente saca una biblia con sus propios comentarios, acordes a sus pensamientos; inclusive en modernas traducciones se han cambiado el texto para debilitar el poder absoluto de la Palabra de Dios.

3. La moral relativista social y pública.

Actualmente estamos siendo invadidos por programas de televisión con entrevistas escandalosas e inmorales, en donde se enfocan hechos que están en completa contradicción con los valores cristianos tradicionales. Así tenemos los programas de Cristina Saralegui, Laura Bozzo, Jaime Bayly, Magaly Medina, entre muchos otros. Hombres alardeando de sus conquistas sexuales, mujeres que con detalles explican cómo han hecho de la prostitución su forma de vida, matrimonios que proclaman su liberalidad al permitirse el intercambio de parejas con sus amigos, promoción y defensa pública a la homosexualidad, etc.
Las leyes morales y espirituales son violentadas cada día con mayor fuerza. La violencia se ha desencadenado con mayor ímpetu y salvajismo a pesar de haberse dictado leyes con penas de cárcel perpetua; se observa con mayor incidencia e intensidad las violaciones, el SIDA, la drogadicción, la corrupción en todos los niveles, la inseguridad ciudadana, la promiscuidad sexual… Todo esto es alarmante. La Iglesia algo está haciendo, pero esto aún no es suficiente. La Iglesia no puede ni debe quedarse pasiva ante este comportamiento con valores anticristianos.

Para muchos analistas cristianos su orientación es que debemos volver a la Palabra, aunque parezca contraproducente y paradójico. La Iglesia Evangélica misma necesita una nueva Reforma si ha de proclamar un mensaje profético con la autoridad de Dios capaz de producir cambios reales en la sociedad. Necesitamos proclamar la absoluta soberanía de Dios y su verdad como la guía más segura de fe y moral. Los pastores tenemos la responsabilidad de enfatizar los valores bíblicos y guiar al pueblo por las sendas antiguas. Tenemos que volver a las fuentes mismas del Cristianismo y alimentarnos de nuestras raíces históricas y evangélicas, no para seguir a Martín Lutero -como algunos pretendan acusarnos-, sino para seguir a Jesucristo como el Señor de la Iglesia, de nuestras vidas y de la historia; pero que el valor y la fe de Lutero, así también como de los demás reformadores, nos estimulen, tanto a la Iglesia en general como a los pastores, a mantener incólume nuestra lealtad a Cristo y Su Palabra.

Philip Shaff lo señala tan apropiadamente: “Como predicador, pastor y profesor, Lutero creyó que su deber era el de protestar… Mantenerse callado sería una traición a su teología y a su conciencia”. Por lo tanto, el 31 de octubre de 1517 Lutero clavó sus famosas 95 tesis en las puertas de la iglesia de Wittenberg, en Alemania.

En las actuales circunstancias de confusión religiosa, de doctrinas de demonios y un cristianismo poco práctico y decadente, los pastores evangélicos debemos asumir con firmeza, lealtad y honor el rol que nos ha encomendado nuestro Señor Jesucristo y, como Lutero, afirmarnos en la Palabra de Dios, por encima de toda experiencia y de toda supuesta revelación extrabíblica (2 Timoteo 4:1-4), haciendo propia su oración, digamos:
“Señor, ayúdanos para que seamos fieles mayordomos del evangelio que Tú nos has confiado”.


NOTA: Esta ponencia fue presentada por el pastor Víctor Pino , cuando era Superintendente Nacional de Las Asambleas de Dios del Perú, en el simposio denominado “Las Asambleas de Dios del Perú y la Reforma Evangélica”, desarrollado el 31 de octubre de 1998, con motivo de la “Celebración del Día del Pastor, Día de la Reforma Evangélica y los 79 años de presencia asambleísta en el Perú” efectuada en la Sede Nacional de las ADP, en Lima, Perú.


* El pastor Víctor Pino fue superintendente nacional de las Asambleas de Dios del Perú. Su celo por volver a dicha denominación a las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios y por enfrentarse a los herejes y a sus herejías, le costó la destitución del cargo y posterior expulsión, promovido por un grupo de líderes ecuménicos y carismáticos infiltrados en dicha denominación pentecostal. Actualmente pastorea la Iglesia Evangélica Bíblica “Baluarte de la Verdad” en Perú. Es director-fundador del Centro Evangélico de Investigaciones Religiosas “Berea” (CEIR-Berea). Es miembro de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas (CIEF- Perú). Forma parte del directorio de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC), institución evangélica fundamentalista que forma parte del Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC) que viene enfrentando y denunciando la apostasía y el ecumenismo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) desde 1948.

14 de setiembre de 2006

REALIDAD ACTUAL DEL CARISMATISMO



Por: Pr. Víctor Pino G.*


INTRODUCCIÓN

Es un gran honor para mí participar del XVIII Congreso de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC). He venido con la seguridad de que todo lo que asimile durante este Congreso fortalecerá mi fe en Cristo, a la vez que recibiré el estímulo de aquellos que por largo tiempo vienen batallando en defensa de la fe bíblica.

También vine con el anhelo de encontrarme con los pastores Carlos Huacani y Simón Céspedes, entre otros, quienes por defender y afirmarse en la Palabra de Dios fueron maltratados, expulsados y hasta encarcelados. El que les habla ahora, también es uno que por esa misma causa fue destituido, disciplinado y finalmente expulsado cuando servía como Superintendente Nacional de Las Asambleas de Dios del Perú.

Agradezco al Rvdo. Nadir Carreño, Presidente de la ALADIC por permitirme estar aquí para exponer el tema: “Realidad Actual del Carismatismo”.

Haré un intento por enfocar algunos aspectos de este movimiento multifacético, un movimiento racional y materialista, de matices y experiencias variables, por lo que resulta difícil ser concluyente en algunas afirmaciones. Sin embargo, es posible decir que en cualquiera de sus facciones es un movimiento muy peligroso. Es ante esta realidad que resulta pertinente la exhortación del Apóstol Pablo cuando dice: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8). También es pertinente Romanos 16:17-18.

I. ¿QUÉ ES EL CARISMATISMO?

1. Es un movimiento que proclama y ofrece una experiencia de la gracia y el poder de Dios, lo que los pentecostales llaman “Bautismo en el Espíritu Santo”.

Enfatiza los dones del Espíritu Santo y el hablar en lenguas, ocupando un lugar prominente la experiencia personal y las “nuevas revelaciones”.

2. Algunos lo llaman la “Teología de la Experiencia”.

El pastor John MacArthur (pastor, escritor y maestro de la Biblia) al respecto dice: “El defecto mayor en el Movimiento Carismático es que apela a la experiencia más que a la Palabra de Dios para dictar lo que es verdad... La experiencia genuina debe seguir a una doctrina sana. Lo que hemos experimentado no debemos ponerlo como base de lo que creemos... Nuestras experiencias deben seguir a lo que creemos... Edificar una teología sobre la experiencia es edificar sobre la arena. Pero edificar una teología sobre la Palabra inspirada y revelada es edificar sobre la roca” (Mateo 7:24-27).

El Carismatismo es un movimiento muy atractivo para gente de tendencia liberal; pero muy peligroso para la ortodoxia bíblica. Su teología gira en torno al hombre, proclama la deidad de los creyentes. Sus doctrinas básicas se desprenden de sectas metafísicas y ocultistas, como la Escuela de Unidad del Cristianismo, la Ciencia Cristiana, el Pensamiento Positivo, incluso doctrinas de la Nuera Era. Pretenden fundar el Reino visible de Cristo (Milenio) por su propio esfuerzo. Su mensaje de mayor atracción es el “Evangelio de Salud y Prosperidad”.

II. ASPECTOS ATRACTIVOS DEL CARISMATISMO.

Antes de señalar aspectos negativos de sus doctrinas, quiero referirme a algunos aspectos que hacen que el Carismatismo resulte atractivo para muchos:

1. Mayor entusiasmo en la alabanza. El Movimiento Carismático, en muchos casos ha contribuido a la revitalización de muchas iglesias y denominaciones en la alabanza y la adoración. Algunos nombran a Marcos Witt y Juan Carlos Alvarado entre otros, como los que han hecho una buena contribución en la alabanza. Los carismáticos dan mucho énfasis al uso de la música y el canto espontáneo, aunque es una lástima que muchos de aquellos cantos estén desprovistos de un mensaje bíblico y cristocéntrico.

2. Ejercicio de liderazgo. Su sistema de trabajo compartido ha producido líderes que impulsan y desarrollan el trabajo de sus iglesias. De otra manera ¿cómo podrían mantener y guiar a iglesias con miles de miembros? Su crecimiento numérico se debe al trabajo y métodos que usan, por ejemplo el método de “células”, el “de los Doce”, etc. Sin embargo, hay tendencia a hacer mal uso del poder, pues los líderes de mayor rango asumen posturas dictatoriales (“son los ungidos de Dios, los intocables”).

3. Amor fraternal y respeto. Una de las características notorias de los carismáticos es su interrelación afectuosa y de respeto entre unos con otros, de respeto, especialmente para los que les lideran. Esta actitud muchas veces hace falta en otros movimientos cristianos evangélicos; pero lo contradictorio es que cuántas veces sus principales exponentes critican agriamente a aquellos que les son opuestos a sus enseñanzas y objetivos, incluso fomentan la insurrección contra los líderes conservadores o fundamentalistas.

4. Agresividad en su testimonio y predicación del Evangelio. No esperan ser egresados de escuelas de teología o disponer de estudios técnicamente elaborados para compartir sus doctrinas y predicar el evangelio. Aunque los métodos que emplean no sean los más convencionales ni los más adecuados, como payasos, títeres, teatro coreográfico, etc.

5. Desprendimiento económico. De los medios económicos que disponen apoyan con liberalidad a misiones y ministerios grandes e instan a otros que también lo hagan. Lo lamentable es que generalmente es con falsas promesas, el de la “recompensa multiplicada”, a la par que desaniman que los creyentes apoyen a los ministerios pequeños porque de hacerlo “se empobrecerían”.

6. Son gente comprometida. Participan con facilidad en eventos que organizan sus líderes, y no escatiman tiempo, esfuerzo ni dinero, aunque dichos eventos no les sean de verdadero provecho.

Seguramente tienen otras cosas buenas; pero lo lamentable es que de lo bueno que de ellos podríamos aprender es ensombrecido de inmediato por su ambigüedad doctrinal y subjetivismo. Y también sobre todo, por su unión ecuménica directa o indirecta con el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y el Vaticano, movimientos que están aglutinando a todas las religiones e ideologías, pretendiendo unir a toda la humanidad en una gran fraternidad mundial, una súper iglesia, la iglesia apóstata del Anticristo.

MacArthur puntualiza: “La triste verdad es que el legado del Movimiento Carismático ha sido principalmente de caos y confusión doctrinal. El enfoque carismático a la espiritualidad no es sano, y está lleno de desencanto potencial”.

III. EL CARISMATISMO Y SUS DOCTRINAS MÁS CONOCIDAS.

A. DOCTRINAS DE MODA EN LA ACTUALIDAD:

1. LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD.

a. Concepto de “prosperidad” en el Carismatismo. El significado de “prosperidad” se ha distorsionado tanto en estos tiempos de tal modo que hablar de bendiciones es hablar de “salud” y “riqueza”, es decir de un “nuevo Evangelio”, el “Evangelio de la Prosperidad”, otros lo están llamando “Teología de la Prosperidad”.

b. Puntos doctrinales en común de los promotores de la “Teología de la Prosperidad”:

b.1) Que Dios promete prosperidad en lo material, riquezas y éxito a todo aquel que se una a su forma particular de interpretar el Cristianismo.

b.2) Que la forma de adquirir esta prosperidad es por medio de la fe.

b.3) El uso de métodos como los de confesar audiblemente ciertos versículos bíblicos, visualizar en la mente cosas materiales que se deseen y orar pidiéndolas a Dios, o también atar y reprender espíritus de pobreza o espíritus que impiden que vengan las riquezas.

b.4) Un principio muy particular e importante es que ofrendando grandes cantidades de dinero a cualquiera de estos grupos, se promete que Dios se lo devolverá en forma sobrenatural, multiplicado.

Cualquier estudiante serio de la Biblia se puede dar cuenta que la esencia del Cristianismo ha sido suplantada por un sistema de materialismo y egoísmo en donde a Dios se le presenta como un escalón para obtener riquezas y éxito, mientras se fomenta y manipula la avaricia de los congregantes para estimularlos a dar dinero a la organización.

“Esto quiere decir que el Movimiento de la Prosperidad, al redefinir el Evangelio en sus propios términos, manipula la Biblia y algunos conceptos cristianos para llevar a la gente al paganismo característico de nuestra sociedad consumista. En otras palabras se trata de una forma cristianizada de materialismo y no de Cristianismo”.

La “prosperidad” considerada en el contexto enteramente bíblico, prioriza la riqueza espiritual: “A los ricos de este siglo manda... que sean ricos en buenas obras.” En otras palabras, que a una clase de riqueza agreguen la otra, “que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos...” (1 Timoteo 6:17-18). Es hacer tesoros en el Cielo (Mateo 6:19-21). A la generosidad debe sumarse el contentamiento (1 Timoteo 6:1-10; 2 Corintios 9:8; Filipenses 4:12-13).

2. LA GUERRA ESPIRITUAL.

a. El sobre énfasis en esta doctrina

El Movimiento Carismático hace un fuerte énfasis en la liberación de posesión demoníaca, en objetos prehistóricos o religiosos, animales, cosas, edificios, obras de arte, esculturas, fotografías, libros, personas, etc.

b. Doctrinas más conocidas:

b.1) Cartografía espiritual (“mapeo espiritual”). El argumento es que para ganar “la guerra espiritual” es imprescindible la investigación geográfica e histórica con “discernimiento espiritual” y conocer los nombres de los demonios y el poder que ostentan.

b.2) La existencia de “espíritus territoriales.” Su argumento es que existe una línea jerárquica de demonios (entidades y potestades, etc.) a quienes se les ha asignado áreas geográficas específicas.

Sobre el “mapeo espiritual”, el único pasaje al respecto en el Antiguo Testamento es Daniel capítulo 10, en el que ellos se basan para hablar de este tema. Pero haciendo un estudio serio e imparcial, es fácil entender que el objetivo principal de este pasaje es revelar a Daniel una visión escatológica con relación al pueblo de Israel; pero no es ninguna enseñanza o exhortación de parte de Dios para investigar las áreas de jurisdicción de los espíritus malignos para elaborar mapas, ni que se conozca los nombres ni rangos de los demonios territoriales 1 Timoteo 1:4; Tito 3:9, ni tampoco el trasfondo histórico de la ciudad.

En ningún lugar del Nuevo Testamento se trasmite información sobre espíritus territoriales, ni existen precedentes de “guerra estratégica” contra los demonios tal como enseña esta teología, sino sólo en el ámbito personal.

La Biblia no nos manda ir en busca de demonios, actividad demoníaca o estar procurando atar al “hombre fuerte.” Efesios 6 nos exhorta a ponernos toda la armadura de Dios.

Esta teología hace demasiado énfasis en la demonología, tomando en poco la naturaleza pecaminosa del hombre como la causa esencial de los males de la humanidad (Romanos 8:5-8; 1 Juan 2:16).


3. LA MALDICIÓN GENERACIONAL.

Como los “guerreros” creen que los objetos pueden servir como medios de trasmisión de demonios, creen que las palabras pueden cumplir el mismo objetivo, atribuyendo que el poder de Satanás puede residir tanto en los objetos como en las palabras.

Esta doctrina enseña que los demonios pueden trasmitirse por herencia genealógica, como consecuencia de una maldición echada sobre la familia o por razones naturales, sugieren que existen “espíritus generacionales de sangre”.

Esta enseñanza evidentemente contradice y subestima la eficacia de la obra redentora de Cristo en la cruz del Calvario (Hebreos 7:26-27; 9:11-12; 10:8-14), y niega la realidad del nuevo nacimiento (2 Corintios 5:17). Uno de los efectos de esta enseñanza es que hace vivir a los cristianos en temor e inseguridad continua (1 Juan 4:18; Romanos 8:1, 15, 31-39).

Existen tendencias heredadas y trasmitidas por genes en los cromosomas del hombre. Puede haber deficiencias y debilidades de personalidad, psicológicas o físicas que hemos recibido de nuestros padres; pero esto no quiere decir que las enfermedades se deben a maldiciones sobre nuestros padres y ancestros.

4. APOSTOLADO MODERNO.

a. Concepto de los carismáticos sobre el apostolado.

El argumento de los protagonistas de éste Movimiento es que el “oficio” o “ministerio” apostólico -términos que ellos alternan equivocadamente o con malicia-, ha estado ausente de la Iglesia por más de mil años. El “apóstol” John Eckhardt, en su libro “Moviéndonos en lo Apostólico” dice: “El oficio del apóstol ha estado vacante mucho tiempo por causa de la incredulidad y la tradición de la Iglesia. Hoy está siendo suplido por aquellos a quienes el Señor ha escogido.” El “apóstol” taiwanés Elías Hong afirma: “...Por más de mil años después de los apóstoles de la iglesia antigua Dios no levantó apóstoles. A través de Kong Duen Yee el fundamento de la Iglesia fue puesto una vez más, y la completa verdad que estuvo perdida por más de mil años ha sido restaurada”.

Los apóstoles modernos enseñan que “Con la restauración del oficio del Apóstol hay una restauración de la doctrina apostólica, una revelación apostólica, un gobierno con audacia apostólica.” “Los apóstoles y profetas dirigirán la Iglesia en la conquista de los reinos de este mundo”.

También enseñan que los demás ministerios (el del profeta, evangelista, pastor y maestro) están sujetos a la autoridad de los apóstoles, y en consecuencia, los apóstoles serían los líderes y gobernantes de la Iglesia.

b. Posición bíblica de los fundamentalistas.

El Nuevo Testamento parece indicar una distinción entre el oficio de un apóstol (como en el caso de los Doce Apóstoles de Cristo) y un ministerio apostólico. En este sentido, existen dos grupos de apóstoles:

El primer grupo, el de los apóstoles fundamentales, conformado específicamente por los Doce, Pablo y también probablemente Jacobo. Ellos eran un grupo exclusivo y con un ministerio de por vida, comisionado directamente por Jesucristo. El oficio apostólico de los Doce, Pablo y Jacobo, no fue repetido; fue único para todo el tiempo y está limitado específicamente a estos hombres del Nuevo Testamento (Efesios 6:20; 1 Corintios 15:8-9).

El segundo grupo, es el conformado por quienes tienen el ministerio de apóstol, es decir ejercen el ministerio apostólico en su sentido funcional. El ejercicio de este ministerio fue repetido en la vida de la Iglesia primitiva y más allá de ésta Hechos 13:2-4; 14:4; 14:14; 15:22-34; 2 Tesalonicenses 2:6; 1 Timoteo 4:14; 2 Timoteo 1:6.

El crecimiento de la Iglesia demuestra que: Ningún ministerio ha estado ausente a través del tiempo (Hechos 11:21-26; 13:50; 14:19-22; 15:25-26); que Cristo como cabeza de la Iglesia siempre ha estado guiándola en el cumplimiento de su misión, y perfeccionándola con todos los ministerios (Efesios 4:12-16). En ese sentido general, los apóstoles aún son esenciales para el plan de Dios en la Iglesia (Mateo 28:20).

El problema está en el sobre énfasis que hoy se hace de este ministerio, y el autonombramiento de los mismos, sin las evidencias bíblicas de un verdadero apóstol.

Además, la enseñanza de estos “apóstoles modernos” está trayendo confusión doctrinal y corrupción; propiciando la apostasía teológica y moral de la Iglesia.

5. LA “TEOLOGÍA DEL REINO” O “REINO PRESENTE”.

Esta teología afirma que el Reino de Dios existe en la tierra en forma visible. Entre sus doctrinas cuestionables está la negación del Rapto o Arrebatamiento de la Iglesia y del establecimiento del Reino Milenial de Cristo como hechos literales e históricos.

a. Negación del Rapto de la Iglesia.

Las posiciones escatológicas amilenaristas o posmilenaristas de los protagonistas del Movimiento Carismático actual les ha conducido a la negación de la inminencia del rapto corporal de la Iglesia, como la primera fase de la Segunda Venida de Cristo.

b. Establecimiento del Milenio.

En el transcurso del tiempo se han elaborado diversas concepciones teológicas respecto al Milenio. Básicamente se pueden agrupar en tres posiciones:

b.1) El Premilenarismo, que enseña que la venida del Cristo se efectuará en dos fases, el rapto de la Iglesia y luego la revelación, cuando Cristo vendrá de manera visible y establecerá él mismo su reino milenial. Esta posición es la asumida por los evangélicos fundamentalistas.

b.2) El Amilenarismo, enseña que no habrá ningún Milenio sobre la Tierra y que la Segunda Venida de Cristo será para establecer su Reino eterno. Esta posición es defendida principalmente por la Iglesia Católica Romana y un sector de los teólogos carismáticos.

b.3) El Posmilenarismo, enseña que Cristo vendrá después del Milenio. Esta posición escatológica es defendida por otro sector de los carismáticos.

Tanto el Amilenarismo como el Posmilenarismo son posiciones disarmónicas con la posición escatológica de los evangélicos fundamentalistas. Ambas posiciones sirven de base para la teología del “Reino Presente”, en cualquiera de sus variantes.

Los teólogos y maestros carismáticos de estas concepciones tuercen el sentido y contenido de las profecías de la Biblia dando interpretaciones antojadizas para acomodarlas al sistema que ellos han concebido, pues de acuerdo a su conveniencia en algunas ocasiones dan una interpretación espiritualista a las profecías de la Biblia y en otras los dan una interpretación literal y/o materialista.

c. El Reino establecido por los profetas y apóstoles.

Según la versión de John Eckhardt, Ronny Chávez, Rodolfo Font, Antonio San Cristóbal, entre otros -siendo que no habrá “Rapto” o “Arrebatamiento” de la Iglesia, según ellos-, “los apóstoles y profetas establecerán el Reino después de la conquista de los reinos de este mundo, y cuando suceda esto, Cristo vendrá y podrán entregárselo todo a Él.”

d. Politización de la Iglesia.

Las interpretaciones amilenaristas o posmilenaristas han dado cabida a concepciones erróneas sobre el Reino de Cristo sobre la Tierra, como la “Teología de la Liberación” y la “Teología del Reino Presente”, entre otras.

Los carismáticos han gestado la “Teología del Reino Presente” o “Reino Ahora” que ha dado lugar a movimientos ideológicos y políticos propios. Los exponentes de esta teología impulsan a la Iglesia para que participe activamente en la política, buscando establecer por medio de la conquista del poder gubernativo el reino de Dios aquí y ahora. La Teología del Reino Presente procura que la Iglesia se introduzca dentro del sistema para que influya, cambiando las leyes injustas e inmorales, y forjando por sus propios medios un sistema terrenal que sea regido por los principios del Reino de Dios.

La concepción materialista del Movimiento Carismático con su “Teología de la Prosperidad” hace fuerte énfasis en que la Iglesia debe tomar el control de la riqueza material de este mundo.
Los evangélicos fundamentalistas nos atenemos a lo que la Biblia enseña:


1. El “Rapto” o “Arrebatamiento” de la Iglesia. Es una doctrina fundamental de la Iglesia, y la Biblia enseña claramente sobre la resurrección de los que han dormido en Cristo, y su trasladación junto con los que estén vivos y hayan quedado hasta la venida del Señor. Constituye la esperaza inminente y bienaventurada de la Iglesia (Romanos 8:23; 1 Corintios 15:51-52; 1 Tesalonicenses 4:16-17; Tito 2:13).

2. La Biblia enseña que el Reino Milenial será establecido por Cristo mismo cuando Él venga en gloria. La Segunda Venida de Cristo incluye el arrebatamiento de los santos, lo cual es nuestra esperanza bienaventurada, seguida por el regreso visible de Cristo con sus santos para reinar mil años sobre la tierra (Zacarías 14:5; Mateo 24:27,30; Apocalipsis 1:7; 19:11-14; 20:1-6). Este Reino Milenial traerá la salvación a la nación de Israel (Ezequiel 37:21-22; Sofonías 3:19-20; Romanos 11:26-27) y el establecimiento de la paz universal (Salmos 72:3-8; Isaías 11:6-9; Miqueas 4:3-4).

3. Cristo nunca enseñó que la Iglesia sería parte de los sistemas políticos de este mundo. Los hombres son los que están procurando trastocar su verdadera misión.

Los protagonistas de esta teología olvidan que todos los gobiernos humanos, con sus sistemas ideológicos, son pasajeros y efímeros, por lo que la Iglesia corre el riesgo de perder su identidad eterna si entra en relaciones con estos, pues tarde o temprano se comprometerán con el sistema dominante.

El propósito esencial de los teólogos del “Reino” es cambiar la injusticia, y establecer por medio de la Iglesia un gobierno humano perfecto. Pero ésta y cualquier otra teología están fuera de la realidad bíblica sobre el plan de Dios, porque el Reino de Dios no es, en sentido absoluto, un sistema político establecido por el hombre aquí y ahora. Jesús afirmó: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos. Ahora, pues, mi reino no es de aquí” (Juan 18:36). El Reino actual es el reino o gobierno de Jesús en el corazón humano que lo recibe (Lucas 17:21); es espiritual e interno. El Reino futuro (Apocalipsis 12:5,10) es literal y visible; el diablo y la muerte misma serán destruidos (Apocalipsis 20:10,14).

Esta concepción escatológica sin embargo, no debe hacer olvidar la responsabilidad social de la Iglesia, ni tampoco limitar su influencia como “sal” y “luz” (Mateo 5:13-16). Hemos de ser conscientes que la Iglesia y el mundo son dos comunidades radicalmente distintas entre sí como la luz y la oscuridad o la sal y la descomposición; pero los cristianos, para ser de alguna ayuda a la sociedad no cristiana, como “sal” deben penetrar en la carne y como “luz” brillar en la oscuridad (1 Pedro 2:11-17).

La Iglesia Evangélica posesionada de los principios morales y espirituales de Cristo debe influir en la sociedad y el gobierno, a través de grupos o individuos organizados; pero no como Iglesia identificada con algún partido político, para no politizar el Cristianismo eclipsando su preocupación central, que es la redención del hombre mediante una profunda y personal experiencia con Dios.

B. PROPULSORES Y EXPONENTES DEL CARISMATISMO.

En un espacio limitado es difícil enumerar nombres de los tantos que hay en el Movimiento Carismático; además, sólo se ha hecho referencia a algunas doctrinas del vasto espectro, algunas populares, pero otras muy poco conocidas, y por eso mismo peligrosas. En realidad, tanto los protagonistas como sus doctrinas están bajo la cubierta de una mega red que se llama “Reino Presente” con énfasis variables, según el lugar, circunstancias o conveniencias que los motive. Pero al fin, todos apuntan a los mismos objetivos. Lo que la Nueva Era es y hace en el mundo secular, el Reino Presente es y lo hace en la Iglesia Cristiana.

Solamente voy a referirme a algunos exponentes:

1. “Teología de la Prosperidad”: En los Estados Unidos: Oral Roberts, Kenneth Hagin, Keneth y Gloria Copeland, Marilyn Hickey, Frederick Price, Robert Tilton, Benny Hinn y otros; estos personajes tienen millonarios ministerios como maestros de la fe.

Otros personajes de mucha influencia son Paul Crouch, dueño de la mega-cadena televisiva TBN (Trinity Broadcasting Network), con su cadena retransmisora “Enlace”; también está Morris Cerullo, John Osteen, Charles Capps, Jerry Savelle, John Avancini, en Corea del Sur Paul (David) Yonggi Cho, etc.

En Latinoamérica, Edir Macedo (brasileño) con 3 millones de fieles con presencia en más de 28 países, dueño de 22 estaciones de radio, 16 de televisión y hasta un partido político. Javier Gómez Rubio, Carlos Gordillo, Víctor Richards (mejicanos), Rodolfo Font, (puertorriqueño), Dina Santamaría (salvadoreña), Marcelino Salazar (peruano).

2. “Guerra Espiritual”: C. Peter Wagner, John Wimber, Larry Lea (norteamericanos), David (Paul) Yonggi Cho (coreano), Carlos Anacondia, Edgardo Silvoso, Héctor Torres, Cindy Jacobs (argentinos), Humberto Lay (peruano).

3. “Maldición Generacional”: Marilyn Hickey, John Eckhardt, (norteamericanos), Dina Santamaría (salvadoreña), Rodolfo Font (puertorriqueño).

4. “Apostolado”: John P. Kelly, Ernest Leonard, Noel Woodroffe, John Eckhardt, (norteamericanos), Ronny Chávez (costarricense), Rodolfo Font (puertorriqueño), Samuel Arboleda (peruano).

5. “Reino Presente”: Earl Paulk (norteamericano) y todos los “apóstoles” modernos, profetas y maestros del Carismatismo.

IV. EL CARISMATISMO Y EL ECUMENISMO.

El Carismatismo es un movimiento que está haciendo lo que el Movimiento Ecuménico no pudo hacer (no pudo romper las barreras de resistencia en las iglesias históricas y pentecostales clásicas); pero el Movimiento Carismático ha encontrado puertas abiertas a través de las llamadas “experiencias sobrenaturales”, prácticas novedosas y sensacionalistas.

Ahora, amalgamadas estas dos fuerzas en propósito, doctrina y espíritu, avanzarán construyendo el andamiaje de la súper iglesia del Anticristo.

David du Plessis, conocido predicador pentecostal, advertía: “El Movimiento Carismático sólo seguirá siendo carismático si es ecuménico. En cuanto pierda su carácter ecuménico, perderá también su fuerza carismática”.

Por ser de naturaleza ecuménica, el Movimiento Carismático se encuentra muy activo en las Iglesias Evangélicas, la Iglesia Católica Romana y la Católica Ortodoxa.

Mencionaré sólo tres ejemplos de esta simbiosis aberrante “Ecumenismo- Carismatismo”:

1. En Estados Unidos el ministro episcopal (carismático) Earl Paulk defendió públicamente al sacerdote católico romano Bertolucci cuando recibió críticas por adorar a María en un programa de televisión.

2. En México, los pastores Víctor Richards y Javier Gómez Rubio son conocidos por sus nexos con el sacerdote Gil, de la comunidad carismática católica “Monte María”.

3. En el Perú, muchos pastores fraternizan libremente con sacerdotes católicos. En Piura, una ciudad importante en el norte peruano, la Fraternidad Interdenominacional de Pastores en una reunión importante tuvo como invitado especial al obispo católico de dicha ciudad. Y qué decir de las reuniones ecuménicas en las que el Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) participa activamente con sacerdotes católicos.

John F. MacArthur, en su libro “Los Carismáticos: Una perspectiva doctrinal” escribe: “El ecumenismo carismático está minando consistentemente cualquier reclamo de que el movimiento carismático haya tenido alguna vez ortodoxia bíblica. En Asia, nuevas sectas carismáticas espantosas están brotando, mezclando budismo, taoísmo, confucianismo y otras falsas enseñanzas con las enseñanzas de los carismáticos occidentales. El movimiento carismático como un todo no está preparado para defenderse contra tales influencias... Y así, aunque la doctrina carismática tiende a hacer división entre grupos que son ortodoxos, ha tenido el efecto contrario entre grupos que no lo son. Los carismáticos están construyendo puentes con grupos e individuos a los que a los cristianos se le ha ordenado evitar (2 Juan 9-11). Tristemente, muchos carismáticos, hasta los que reconocen la seriedad de estos problemas, alegarán que el legado de su movimiento ha sido más positivo que negativo. Como evidencia, ellos señalarán, los amplios efectos del llamado avivamiento en todo el mundo. Dirán que el ministerio carismático está revitalizando las iglesias y alcanzando los perdidos hasta lo último de la Tierra. Pero la naturaleza ecuménica de mucho de ese avivamiento y expansión niega el reclamo de que sea obra de Dios”.

V. ASPECTO ÉTICO Y MORAL EN EL CARISMATISMO.

Muchos “maestros” del Movimiento Carismático expresan un comportamiento éticamente cuestionable, ya que por sus “revelaciones” y su mercantilismo religioso son semejantes a Juan Tetzel en la venta de indulgencias en los tiempos del Papa León X; se suma a esto la conducta mundana de muchos cristianos “renovados.” Ante esta situación uno se pregunta ¿dónde está quedando la moral bíblica?, ¿qué principios éticos sostienen a los carismáticos?, ¿qué fe y qué dios está gobernando realmente sus vidas?, ¿cuáles son los objetivos finales a los que apuntan?

Me parece que no se necesita ser un experto en ciencias sociales para conseguir una respuesta a estos interrogantes; bastará un mediano conocimiento de las Sagradas Escrituras y un poco de sentido común para arribar a la conclusión de que el pragmatismo relativista está permeando el Carismatismo actual.

A. PRAGMATISMO.

¿Qué es? Es el método de juzgar las cosas según los resultados.

La Iglesia Evangélica está enfrentando un pragmatismo creciente, es decir, la concepción filosófica cuya verdad y cuyos valores de referencia son el éxito, la eficacia y lo que se supone sea logro o beneficio. El filósofo pragmático W. Jones escribe “lo verdadero consiste simplemente en aquello que es ventajoso para nuestro pensamiento.” En términos sencillos: “si algo funciona bien y resulta, hazlo”, “el fin justifica los medios.” Así pues en esta concepción todo se relativiza. “Es aquí donde la moral y los valores espirituales se vuelven cambiantes, sujetos más a la conveniencia humana que a un decálogo divino”, puntualiza Mario Fumero, maestro y apologista hondureño.

“El pragmatismo proclama una verdad superior fuera de la verdad absoluta de Dios, por lo que crea un relativismo muy peligroso y enajenador, que penetra como veneno en la teología... y es lamentable que ya ha sido absorbido por muchos predicadores carismáticos y neocarismáticos; y lo más terrible es que está atentando contra la moral bíblica. La revelación bíblica es puesta en tela de juicio, alegando que no todo lo que la Biblia dice es verdad, y que muchas cosas están caducas”.

B. RELATIVISMO.

¿Qué es? Es el método de juzgar la importancia de las cosas según su relación con otras. No se le asigna un valor absoluto a nada. En el caso de la moral de situación, se le da un valor de preeminencia al amor pero lo demás varía según las circunstancias.

Es una corriente filosófica que proclama la no-existencia de una verdad absoluta; en este contexto, “la Palabra de Dios es tan sólo una cosa relativa entre todo lo creado, por lo cual la moral y la ética están sujetas a cambios según las circunstancias históricas de cada época.” Bajo este pensamiento, se aceptan modelos de conducta que la sociedad impone, se dan leyes contrarias al principio divino: se aprueba el aborto, el divorcio, se legaliza la homosexualidad, etc.

El relativismo ha desvirtuado la realidad del infierno, ha menoscabado la realidad del pecado, ha negado la verdad de la salvación por Jesús, y lo que es peor ha proclamado la muerte de Dios y ha declarado que el hombre es el centro de toda la creación. Esto ha creado una corriente con la cual se trata de desmitificar las Escrituras. Cada corriente saca una versión diferente de la Biblia con sus propios comentarios, acorde a sus pensamientos; inclusive en modernas traducciones se ha cambiado el texto para debilitar el poder absoluto de la Palabra de Dios.

Estamos frente a fuertes corrientes humanistas y materialistas; pero el Apóstol Pablo nos advierte: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8). “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Debemos proclamar la absoluta soberanía de Dios y Su verdad como una guía de fe y moral, caminando por las antiguas sendas (Jeremías 6:16).

VI. LA MÚSICA EN EL CARISMATISMO.

A. IMPORTANCIA DE LA MÚSICA EN LA ADORACIÓN A DIOS.

En la vida de adoración, tanto del pueblo judío como de la Iglesia, la música era un elemento importante para rendir culto al Creador (1 Crónicas 25:1-5; Colosenses 3:16). En los tiempos del Nuevo Testamento fue bien entendido tanto qué es alabanza y adoración a Dios, así como la música que influía en el encuentro del espíritu y Dios (Efesios 5:19; Colosenses 3:16). Es decir, la música cristiana era bien entendida y bien practicada.

B. ¿QUÉ ES LA MÚSICA CRISTIANA?

1. La música es una expresión de adoración y alabanza a Aquel que amamos. Nace de la inspiración, y en ella se funden dos elementos importantes, el espíritu humano y el Espíritu Santo dentro del espíritu, para elevarnos y colocarnos delante del trono de Dios (Apocalipsis 14:3).

2. Es el medio de trasmitir el estado anímico de nuestro espíritu en su comunión y relación con Dios, y expresar un mensaje testimonial de nuestro ser.

“No podemos saber qué es música cristiana a menos que entendamos claramente, por las Escrituras, qué es un cristiano” (2 Corintios 5:17; 1 Juan 5:4; 1 Pedro 1:14-16; Romanos 8:29). Hemos sido hechos conforme a la imagen de Cristo. El término cristiano implica ser como Cristo.

“La música cristiana es aquella en la que el texto, música y ejecuciones son conforme a la imagen de Cristo”, enfatiza Tim Fisher, en su libro “La Batalla por la Música Cristiana”.

“En nuestras iglesias se ha perdido la definición clara de lo que es música cristiana, porque muchas personas se han avenido a aceptar cambios que vienen de afuera; y también porque la falta de conocimiento bíblico ha minado los fundamentos doctrinales de las iglesias que se dicen sanas doctrinalmente”, continúa diciendo Fisher.

C. MERCANTILIZACIÓN DE LA MÚSICA.

La música cristiana ha caído en un mercantilismo brutal, desviándose en su propósito, para hacer de ella un negocio lucrativo.

Amy Grant (norteamericana) como protagonista de la "Música Cristiana Contemporánea"
(MCC), es uno de los ejemplos de cómo la “música cristiana” sin Cristo ha resultado ser un gran negocio para las empresas discográficas y la industria de la música. El álbum “Corazón en Movimiento” ha llegado a ser el álbum más vendido de todos los tiempos. Más de 3 millones de copias se habían vendido hasta agosto de 1991. Amy Grant, alcanzó lo que ella se había propuesto cuando declaró: “Quiero tocar y resonar fuerte en este negocio. Quiero estar en el mismo nivel profesional en todas las áreas de la música”.


Entre las protagonistas de esta clase de música también están Jacquelyn Davette Velásquez (Jaci Velásquez), Annette Moreno, entre otros artistas.

“Muchos de los músicos cristianos de hoy aparentemente no están interesados en la música cristiana, sino en la música popular. Ellos llaman a su música “cristiana” para asegurarse que el gran mercado de cristianos, que no compraría música del mundo, va a comprar la música de ellos”.

D. PERVERSIÓN ACTUAL DE LA MÚSICA.

Un arte que se originó en el Cielo, en la Tierra ha sido pervertido por aquél que se rebeló en contra de su Creador. Lucifer dejó de ser portador de luz para ser portador de las tinieblas de pecado. Satanás ha logrado pervertir al hombre, una creación especial, criatura hecha para que alabe al que lo creó, y como consecuencia también ha corrompido la música junto con el hombre en rebelión, y esta música corrompida ha penetrado en la Iglesia del Señor. Tim Fisher, llama a esta música pervertida, “música de rebelión.” Esta música ha creado un conflicto muy serio.

Leslie Phillips, intérprete de la MCC. Dice: “La gente está cansada de canciones cristianas que son solamente alabanza y adoración.” Así pues, con esta mentalidad carnal los llamados “músicos cristianos” están produciendo canciones con contenido antropocéntrico, en muchos casos sin ninguna referencia a Dios, Jesucristo las Escrituras ni a temas bíblicos. “En realidad la mayor parte de los textos de la MCC son en el mayor de los casos vanos y sin contenido, y en el peor, satánicos”, concluye Fisher.

Martín Lutero nos recuerda en palabras tristes “... Si alguno no canta y habla de lo que Cristo ha logrado para nosotros, muestra claramente que no cree en Él en realidad”.

El Movimiento Carismático al valerse de la música del mundo, de la “música de rebelión” está pervirtiendo cada vez más a la Iglesia y ayudando al enemigo de Cristo y de su Iglesia. “Los escritores de la MCC diseñan sus canciones siguiendo estilos sensuales y mundanos que la humanidad en rebelión a Dios ha producido. Tratar de santificar formas de comunicación inferiores, con falta de balance y sensuales, no es aceptable cuando consideramos el carácter de Dios, sus atributos y su creatividad”.

Es interesante mencionar aquí lo que hace muchos siglos decía Aristóteles: “Si una persona escucha habitualmente música que provoca en él pasiones innobles, todo su carácter será moldeado de una manera innoble. En otras palabras, si alguien escucha música de naturaleza mala, se volverá una persona de naturaleza mala. Y si, por el contrario, escucha música buena, tenderá a volverse una persona de naturaleza buena”.

Tim Fisher puntualiza: “La música cristiana contemporánea es la perfecta expresión del Evangelio Social combinada con el énfasis emocional del Carismatismo... Dejemos que los grupos del Evangelio Social y los carismáticos tengan su música. Pero vamos a mantenernos asidos de la autoridad de la Escritura y a usar música que expresamente alabe a Dios en una forma que no es sensacional, ni sensual, ni trata de ganar el aplauso del mundo, pero que desea la aprobación de Dios”.

VII. EL USO DE LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN.

A. LAS COMUNICACIONES ALIENANTES.

La ciencia y la tecnología han hecho avances vertiginosos en estas últimas décadas, produciendo el fenómeno de la globalización en todas las áreas del desarrollo humano. El hombre tiene a su alcance todo lo que quiera adquirir y todo lo que quiera dominar.

En las comunicaciones en particular, la televisión, la computación, el satélite, la prensa escrita, entre tantos otros, son instrumentos útiles para difundir cualquier tipo de filosofía, doctrina y pensamiento que el hombre tenga, para compartir sino imponerlo en la sociedad.

En el área religiosa. Los medios de comunicación se usan hoy según los puntos de vista doctrinales y sectarios o de los intereses financieros de personas y empresarios.

Algunos ejemplos:

1. David (Paul) Yonggi Cho enfatiza: “Quizás alguien que esté mirando este ministerio en TV haya prometido una fuerte suma (de dinero) a Dios... pero en efecto no lo pagó. Usted está tan cerca de mentirle al Espíritu Santo, que dentro de unos días habrá de morir, a menos que pague el precio que con Dios haya establecido. Espero que todo el mundo esté captando el mensaje... el profeta ha hablado”.

2. Oral Roberts dice: “Si tienes una necesidad, una semilla tienes que plantar”. “La semilla de la dádiva es la semilla de fe”. “Si le das algo a Dios, Él te lo devolverá centuplicado”.

3. Robert Tilton, cree que “ser pobre es un pecado, porque la promesa de Dios es la prosperidad”.

4. Marilyn Hickey, afirma: “La pobreza es un espíritu; hay que reprender, atar y echar fuera a ese espíritu.”

5. David Lozano, de Radio “La Luz” (Perú) urge a sus oyentes:
¿”Tienes problemas, tienes pobreza, estás enfermo?... Trae tu ofrenda a Radio “La Luz”, la señal que te bendice”.

B. LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN CARISMÁTICOS.

1. Su influencia en la sociedad y la Iglesia:

Todos los medios de comunicación tienen un gran poder de persuasión en el mundo actual para bien o para mal; de manera que estos son instrumentos eficaces de los que se están valiendo muchos empresarios cristianos para crear sus imperios económicos.

2. Algunos ejemplos:

a. Paul Crouch, dueño de la mega-cadena de televisión TBN (Trinity Broadcasting Network), con un valor estimado en más de 500 millones de dólares. Tiene más de 300 repetidoras en todo el mundo y 150 están en proceso de ser añadidas. Tiene un monopolio sobre las comunicaciones religiosas que trasmite 24 horas al día en los Estados Unidos. En adición, TBN también trasmite por medio de unos 1,315 sistemas de cable, alcanzando a unos 16 millones de hogares. Como lo expone el mismo Crouch, “Dios, en efecto, nos ha dado la más poderosa voz en toda la historia del mundo”.

Pero, “Desafortunadamente, esa voz está siendo actualmente usada para promover las falsas doctrinas y enseñanzas del movimiento de la Fe”, nos advierte Hank Hanegraaff, en su libro “Cristianismo en Crisis”.

b. “Enlace”, es la televisora, a través de la cual la TBN trasmite sus programas dirigidos a la población hispano-hablante que habita en América, también Europa y África. Su sede central es Costa Rica, la cual sirve a su vez como centro de capacitación técnica para los colaboradores de otros países, que ascienden a más de 1000. La señal de Enlace llega alrededor de 22 países.

Con el objeto de recaudar fondos para supuestamente invertirlos en el “Reino de Dios”, “Enlace” realiza trimestralmente “telemaratónicas continentales.” Es en estas actividades que los propulsores de la Teología de la Prosperidad sacan el mejor provecho económico mediante la oferta de “recompensa multiplicada”. Pero la pregunta es ¿quién audita esos fabulosos ingresos? Lo peor es que a través de este poderoso medio de comunicación se propala doctrinas de error que están causando seria confusión doctrinal entre la teleaudiencia, de la misma manera como lo hace la TBN.

c. Edir Macedo (brasileño), tiene 3 millones de fieles y presencia en 28 países, es dueño de 22 estaciones de radio, 16 de televisión en Brasil y 5 emisoras en el exterior, un banco, 2 periódicos, 1 revista, una editora, 2 gráficas, etc.; además tiene un partido político en su país.

La Iglesia del Señor y la sociedad en general serían inmensamente beneficiadas, si en verdad estos medios de comunicación “cristiana” estuvieran bajo el señorío de Cristo y la centralidad de Su Palabra.


PALABRAS FINALES:

La apostasía en el Carismatismo es una realidad que no debe ser soslayada, y que conviene ser analizada a mayor profundidad a la luz de la Palabra de Dios y la unción del Espíritu Santo.

El Movimiento Carismático es un fenómeno religioso cuya membresía está creciendo vertiginosamente en el mundo. El nombre “cristiano” que ostenta y el ropaje teológico del que se viste está camuflando muy bien la peligrosidad de sus propósitos. Con mucho éxito y de manera disimulada está engañando a millones de creyentes. El espíritu ecuménico ha tendido su negro manto sobre líderes y pastores, y ha logrado confundir y adormecer a tantos, que uno se sorprende ver cómo con sumisa reverencia aceptan la autoridad de los falsos y se someten servilmente bajo los “ungidos”.

Muchos pastores han dejado el rebaño en manos de “ladrones y “salteadores” Juan 10:1 y están permitiendo que los discípulos de Jesús sean arrastrados ingenuamente para ser esquilmados y destruidos en cuanto a la fe bíblica (Hechos 20:30).

En Latinoamérica se conocen pocos nombres de hombres de Dios, iglesias e instituciones evangélicas que se hayan puesto en la brecha para contender ardientemente por la fe y la pureza del Evangelio de Cristo. Sin embargo, debemos emular el valor de quienes lo están haciendo, y aunque pocos, debemos tomar ánimo en el Señor y continuar peleando junto con ellos la buena batalla de la fe (1 Timoteo 6:11-12).

Y como militantes activos del remanente fiel que lucha por la defensa de la sana doctrina, debemos tener siempre presente las instrucciones de las Sagradas Escrituras:

Primero: No debemos creer las supuestas revelaciones, sin antes pasarlas por el tamiz de un análisis bíblico serio como hacían los hermanos de Berea (Hechos 17:11) “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Juan 4:1).

Segundo: Ya estamos viviendo en los postreros tiempos de los que habló el apóstol Pablo. “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

Tercero: Desenmascaremos a los traficantes de la fe, los que con falsas promesas de “bendición” esquilman al rebaño y fortalecen sus imperios económicos. “Por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas” (2 Pedro 2:1-3). “Mas os ruego hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres y con suaves palabras y lisonjas engañan a los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:17-18).

Cuarto: Ante la falsa piedad y engaño de los falsos apóstoles y profetas, defendamos la fe con valor. “También debes saber esto: Que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos..., que (muchos) tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2 Timoteo 3:1,5); “...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3).

Quinto: Esforcémonos más en el cumplimiento de la Gran Comisión, prediquemos con denuedo el Evangelio de Cristo, vivamos una santidad práctica y levantemos nuestra cabeza con gozo y seguridad, porque nuestra redención gloriosa está muy cerca. Y ante la excelsa afirmación de nuestro Redentor amado “Ciertamente vengo en breve”, exclamemos alborozados ¡“Amén; sí, ven, Señor Jesús”! (Apocalipsis 22:20).


* El pastor Víctor Pino fue superintendente nacional de las Asambleas de Dios del Perú. Su celo por volver a dicha denominación a las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios y por enfrentarse a los herejes y a sus herejías, le costó la destitución del cargo y posterior expulsión, promovido por un grupo de líderes ecuménicos y carismáticos infiltrados en dicha denominación pentecostal. Actualmente pastorea la Iglesia Evangélica Bíblica “Baluarte de la Verdad” en Perú. Es director-fundador del Centro Evangélico de Investigaciones Religiosas “Berea” (CEIR-Berea). Es miembro de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas (CIEF- Perú). Forma parte del directorio de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC), institución evangélica fundamentalista que forma parte del Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC) que viene enfrentando y denunciando la apostasía y el ecumenismo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) desde 1948.

3 de agosto de 2006

LA IGLESIA FIEL FRENTE A LA APOSTASIA ACTUAL




Por: Pr. Víctor Pino G.*


(Apocalipsis 3:8, 10, 11)

INTRODUCCIÓN

Permítanme comenzar definiendo la palabra “apostasía”. Según su etimología, en griego, “apostasía” es deserción, rebelión, abandono, retirada, separación de aquello a lo que se ha acercado antes. Es así como en el contexto bíblico significa: cortar la relación salvadora de uno con Cristo o apartarse de la unión vital con El y la verdadera fe en El.
¿Quién es un apóstata? Es alguien que cree, que recibe la Palabra; aunque superficialmente, la acepta por un tiempo, cree todo con la mente (parte de la carne), pero sin hacerlo algo personal ni parte de su vida; conoce la verdad pero no la aplica.

El apóstol Pablo define a los apóstatas como personas que escucharon el Evangelio de la gracia de Dios, pero no recibieron el amor de la verdad para ser salvos (2 Tesalonicenses 2:10), escucharon como aquellos que fueron una vez iluminados (Hebreos 6:6-8), pero terminaron como la tierra que recibe la lluvia y produce espinos y malezas, que no son fruto de nada. El punto es que no amaron suficientemente la Verdad como para persistir en ella con convicciones firmes y profundas.


I. LA APOSTASÍA, UNA REALIDAD INSOSLAYABLE.

A. El sincretismo religioso es una de las evidencias.

1. Sincretismo del Consejo Mundial de Iglesias y la Iglesia Católica Romana. El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) es la mayor y más representativa de las muchas expresiones organizadas del moderno Movimiento Ecuménico, cuyo objetivo es la unidad de los cristianos. Fue inaugurado formalmente en Amsterdam, Holanda en 1948. Actualmente el CMI agrupa a 347 iglesias, denominaciones y comunidades de iglesias en más de 110 países y territorios de todo el mundo que representan a unos 560 millones de cristianos, incluidas la mayoría de las iglesias ortodoxas, gran cantidad de denominaciones de tradiciones históricas de la Reforma Protestante como anglicanos, bautistas, luteranos, metodistas y reformados, así como muchas iglesias pentecostales, unidas e independientes. Si bien la mayoría de las iglesias fundadoras del CMI eran europeas y norteamericanas, hoy la mayor parte está en África, Asia, el Caribe, América Latina, Oriente Medio y el Pacífico.

Los llamados “evangélicos” liberales del Movimiento Ecuménico se unen cada vez más con la Iglesia de Roma. Ya se han dado muchos diálogos de alto nivel. Las reuniones de oración ya no son una novedad. El año que acaba de pasar, el obispo Brian Frarrell, Secretario del Consejo Pontificio y el doctor Samuel Kobia, Secretario General del CMI firmaron y publicaron conjuntamente, y por primera, vez un texto sobre la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.
[1]

A principios del año 2005, el Consejo Mundial de Iglesias publicó en su sitio web esta noticia: “La cuenta regresiva de una conferencia que será un hecho inédito ha comenzado: En seis meses representantes de comunidades pentecostales e iglesias evangélicas se reunirán en un plano de igualdad con hombres y mujeres de las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y de la Iglesia Católica Romana para participar en la Conferencia Mundial sobre Misión y Evangelización – que tendrá lugar en Atenas, Grecia, del 9 al 16 de mayo de 2005. Allí tratarán de formular de manera conjunta proyectos para el futuro de la misión cristiana”. [2]

2. El Parlamento Mundial de Religiones. Este es otro organismo que trabaja para la unidad religiosa del mundo. Es dirigido por un pastor evangélico presbiteriano, Dirk Ficcsa. Es el encuentro interreligioso más multitudinario y diverso del mundo. Lo convoca cada cinco o seis años el Consejo para un Parlamento de las Religiones del Mundo, con sede en Chicago. El objetivo del Parlamento es cultivar la armonía entre comunidades religiosas y espirituales del mundo y promover su compromiso para lograr la paz, la justicia y sostenibilidad para todos.La primera edición tuvo lugar en Chicago el 1893, pero no se volvió a reunir hasta cien años más tarde, en 1993 en la misma ciudad. El Parlamento se convocó por tercera vez en 1999 en Ciudad del Cabo. La cuarta convocatoria tuvo lugar del 7 al 13 de agosto del 2004, en Barcelona, España, cuyo lema fue “Senderos de paz: el arte de saber escuchar, el poder del compromiso”, dentro del marco del Forum Universal de las Culturas. Su objetivo es buscar un entendimiento entre las religiones. [3]

El sincretismo que promueven el Consejo Mundial de Iglesias, el Parlamento de Religiones y otras organizaciones similares, es una clara demostración de rebelión contra Dios, no una sujeción al señorío y autoridad de Cristo sino más bien una abierta confrontación, sentando las bases de la súper iglesia mundial que se someterá a la autoridad del Anticristo, el archienemigo de Cristo y la Iglesia Fiel.

B. Pérdida de identidad doctrinal e institucional.

1. Doctrinas bíblicas fundamentales diluidas. Aquellos grandes organismos y líderes internacionales que se arrogan la autoridad de representar a la Iglesia de Cristo, al tener diálogos y efectuar pactos ecuménicos, están vendiendo su primogenitura y haciendo repudiables concesiones. Al tratar de lograr un entendimiento y acercamiento con otros grupos religiosos, se trata de eliminar las diferencias doctrinales, pero lo terrible es que a consecuencia de ello se destruiría el fundamento doctrinal de la Iglesia Cristiana Evangélica.

Ejemplo de ello es el intento de unión entre evangélicos y católicos a través de “diálogos” y firma conjunta de acuerdos fatales para la Iglesia Cristiana Evangélica. El 29 de marzo de 1994, líderes del más alto nivel firmaron un documento conocido como “ECT: La Misión Cristiana del Tercer Milenio”. Es un documento que definitivamente ataca al Cristianismo histórico y la doctrina de Cristo, promoviendo un falso evangelio de obras y rituales que se identifica y es promovido por la Iglesia Católica Romana: bautismo de regeneración, es decir, justificación por medio del rito del bautismo en agua.
[4]

2. Negación de la identidad evangélica. En muy frecuente leer rótulos de muchos templos con nombres como: “Iglesia Cristiana”, “Comunidad Cristiana”, “Centro Cristiano”, etc. Cuando leemos cosas así nos preguntamos: ¿por qué no quieren usar el término iglesia?, ¿por qué ya no desean identificarse también como evangélicas?, ¿acaso quieren negar su herencia evangélica o protestante?. Eso es en el caso de congregaciones locales, pero también sucede lo mismo con instituciones nacionales.

Por ejemplo en Puerto Rico, el Concilio Evangélico ha quitado la palabra evangélico de su nombre oficial, y ahora se identifica sólo como “Concilio de Iglesias de Puerto Rico”. Sabemos que esta institución es abiertamente ecuménica y sus miembros son militantes activos. Cualesquiera sea el móvil de esos cambios, lo cierto es que, estén conscientes o no, la apostasía está envolviendo a muchos en una gran confusión doctrinal e institucional. Existen muchos evangélicos que no saben quiénes son, ni en qué creen, y mucho menos conocen la historia de la Iglesia Cristiana, la Reforma Evangélica, etc. En muchas iglesias locales el sincretismo religioso está dejando una estela devastadora de confusión y pérdida paulatina de su identidad evangélica.


C. Infiltración de doctrinas y filosofías orientales, expresadas por el Movimiento de la Nueva Era.

1. ¿Qué es la Nueva Era?

Es un movimiento filosófico y religioso muy amplio. Los estudiosos de este fenómeno nos dicen que es difícil describirlo. “Es un monstruo de mil cabezas”. No es un movimiento, pero se lo encuentra bajo esta figura; no es una religión, pero se lo encuentra en muchos casos como una religión; no es una filosofía pura, pero académicamente se lo encuentra como tal.

Cabe decir que la Nueva Era es una manera de pensar, un conjunto de valores que comparten personas de diversas organizaciones e instituciones, formando una “mega-red” o red de redes que se entrelazan entre sí. Estas redes son las que hacen posible la relación entre los diferentes movimientos independientes entre sí, pero que tienen las mismas metas, la misma filosofía, el mismo fin, por ser Satanás el mismo autor.
El que ha inspirado e inspira este modo de pensar, filosofía, o como se le llame, no es otro sino Satanás mismo. Él, como el príncipe de este mundo, “ha cegado el entendimiento de la gente para que no les resplandezca la luz del Evangelio” (2 Corintios 4:4), y ha estado a través de toda la historia y en todas las civilizaciones y culturas introduciendo su doctrina perversa.

2. Propósito de la Nueva Era. Entre otras cosas, la Nueva Era se propone:

a. Desmitificar paulatinamente la interpretación fundamentalista de la Biblia.
b. Ocuparse de suplir las carencias humanas en su totalidad.
c. Llevar al hombre a un encuentro consigo mismo, para que encuentre al dios que es.

3. Enseñanzas de la Nueva Era. Los comienzos de este movimiento son tan antiguos como el pecado mismo (Génesis 3:1-6). Como lo que prometía la serpiente, la Nueva Era enseña que:

a. No se puede confiar por completo en la Palabra de Dios (v. 1, 4, 5).
b. El hombre no tiene que morir (v. 4).
c. El hombre se puede convertir en dios (v. 5).
d. El hombre puede evolucionar por medio de conocimientos escondidos (v. 6). [5]

4. La Nueva Era dentro de la sociedad. En la década de los años ochenta el movimiento de la Nueva Era se infiltró en todos los aspectos de la sociedad:

a. La educación pública ha quedado bajo una fuerte influencia de la Nueva Era.
b. Las corporaciones usan sus técnicas para adiestrar a sus ejecutivos.
c. Los líderes políticos y militares tratan de imponer ese movimiento.
d. Las Naciones Unidas se convierten en un importante centro de promoción para ese movimiento.
e. Muchas iglesias enseñan conceptos de la Nueva Era.
[6]

5. Principales escuelas dentro de la Nueva Era. Hay dos principales escuelas de pensamiento dentro de la Nueva Era:

a. La primera: Se le podría denominar como Renacimiento de la Conciencia. Es una permuta en la cual la humanidad está traspasando los límites que se ha impuesto a sí misma para unirse a los poderes ilimitados del universo que ya es utópico. El ser humano es divino y perfecto pero necesita darse cuenta de ello; alcanzaremos el estado de perfección a base de meditar y desear todos unidos que esto suceda. Mientras más seguidores trabajen para lograrlo, más rápido se alcanzará ese estado de perfección.

b. La segunda: Se le podría llamar el Salto Cuántico de la Conciencia. Cuando se genere el impulso suficiente porque hay la cantidad de personas necesarias con su conciencia elevada ya desarrollada, entonces el mundo entero estará listo para dar un salto cuántico y entrar en una dimensión superior. Este paso gigante hacia la realidad cósmica se va a producir en un instante. Ve a la humanidad al borde de una masiva explosión evolutiva en la cual todos nos despertaremos una mañana en un mundo nuevo, donde seremos uno con la divinidad, el poder y la bondad. Pero esto implica la interacción con unas poderosas entidades iluminadas que proceden de fuera de la experiencia humana. Esta segunda escuela filosófica tiene una tendencia mucho mayor hacia lo místico y lo oculto, y tiene las puertas abiertas de par en par para todas las fuerzas demoníacas imaginables.
[7]

6. Muchos líderes cristianos prominentes han sido pervertidos por la Nueva Era. Líderes muy populares en quienes confían muchos creyentes han sido pervertidos por la Nueva Era, de tal manera que abierta o encubiertamente están enseñando y predicando doctrinas de la Nueva Era:

David (Paul) Yonggi Cho, Charles Capps y otros “maestros de la fe” hablan repetidamente del hombre como perteneciente “a la clase de Dios”.

El popular pastor y evangelista/maestro televisivo Frederick C. Price ha escrito:
“Creo que… Dios hizo al hombre un dios. Un dios bajo Dios”.

Charles Capps está de acuerdo: “…Jesús dijo: “Sois dioses”. En otras palabras. Adán era el dios de la tierra… El hombre fue creado… para que fuera dios sobre la tierra…”.

Kenneth Copeland ha dicho: “No es que tengas a un Dios viviendo en ti; ¡tú eres uno!”.

Robert Tilton, pastor del Centro Misionero Mundial Palabra de Fe de Dallas, Texas, ha escrito: “Tú eres… una criatura de la clase de Dios. Originalmente fuiste designado para que fueras como un dios en este mundo. El hombre fue designado o creado por Dios para que fuera el dios de este mundo… Naturalmente, el hombre perdió su dominio y se lo entregó a Satanás, que vino a ser el dios de este mundo”. [8]

7. Infiltración sutil de la Nueva Era dentro de la Iglesia. “Los cristianos se sienten bien cómodos al tratar de sectas fuera de la Iglesia tradicional, como los Mormones, Testigos de Jehová, Ciencia Cristiana o Hare Krishnas. Sin embargo, el movimiento de la Nueva Era envuelve cosas que están firmemente instaladas dentro de la Iglesia, como psicoterapia, visualización, meditación, bioretro-alimentación, confesión positiva, pensamiento positivo o posibilista, hipnosis, medicina holística, y toda la gama de técnicas de automejora y de motivación para el éxito”, puntualiza en su libro Dave Hunt. [9]

La Iglesia Fiel se encuentra seriamente amenazada y atacada por la apostasía de los tiempos finales (2 Tesalonicenses 2:7-11). La Nueva Era, el “monstruo de las mil cabezas” está infiltrándose y progresivamente destruyendo la Iglesia como un SIDA espiritual.

D. Pragmatismo creciente.

1. Pérdida de valores. Los valores bíblicos son cada día más escasos. Lo verdadero consiste simplemente en aquello que es ventajoso para los intereses personales. Los valores de referencia son el éxito, la eficacia y lo que se supone sea logro o beneficio.
“Si algo funciona bien y resulta hazlo”, “el fin justifica los medios”, son sus axiomas.

El pragmatismo proclama una verdad superior fuera de la verdad absoluta de Dios. Es esta filosofía la que está llevando a las iglesias y denominaciones a aflojar principios morales y espirituales. Se hacen enmiendas a Estatutos y Reglamentos para mantener el “honor”, “puestos” y “calificaciones” de líderes supuestamente importantes, útiles para sus instituciones, irreemplazables por sus capacidades académicas; pero que lamentablemente en muchas de aquellas “estrellas”, su vida moral es un escándalo y una vergüenza. Pero allí está en acción el pragmatismo moderno.

El profeta Isaías dice:
“¡Ay de los que traen iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta!… ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!” (Isaías 5:18, 20, 21).

2. Iglesias y pastores homosexuales. Cada vez se suman países y estados que legalizan matrimonios homosexuales; pero lo preocupante es que este movimiento inmoral ha penetrado las barreras de la Iglesia. Ahora no sólo se bendice esta forma de uniones antibíblicas, sino que se están constituyendo iglesias y pastores de esta línea.

Tenemos como ejemplo a la
Iglesia de la Comunidad Metropolitana (Metropolitan Community Church), fundada por el “reverendo” homosexual Troy Perry en los Ángeles, Estados Unidos el 6 de octubre de 1968 para integrar a los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Hoy en día se han organizado en una Fraternidad Universal de las Iglesias de la Comunidad Metropolitana (FUICM), que afirma tener 340 congregaciones locales con unos 50,000 seguidores en 22 países.

La Declaración de Fe de la FUICM de este movimiento revela lo aberrante de sus creencias; en su primer artículo textualmente se lee: “Creemos: En un Dios trino, omnipotente, omnipresente y omnisciente, de una sola sustancia y en tres personas: Dios, nuestro Padre y Madre Creador; Jesucristo, el hijo unigénito de Dios, Dios hecho carne y humano; y el Espíritu Santo, nuestro Dios sostenedor”. El artículo tercero entre otras cosas dice: “... Jesús ha demostrado una vez para siempre que toda la gente somos igualmente hijos (as) de Dios, hechos espiritualmente a la imagen de Dios”. El artículo sexto: “Somos salvados de la soledad, desesperanza y degradación a través del don divino de la gracia, como fue declarado por nuestro Salvador. Tal gracia no se gana, es un mero regalo de un Dios de amor puro. Encomendamos a la comunidad de fieles a una vida de oración; a buscar el auténtico perdón de aquellos actos inconsiderados, poco amables y de desamor; y a una vida comprometida al servicio cristiano”. [10]

La Iglesia está frente a una terrible y vergonzante apostasía, es decir frente a una gran rebelión contra Dios y su Palabra. Dios dice claramente que los que se entregan a esos vicios contra naturaleza, están cometiendo “hechos vergonzosos” (Romanos 1:27). También la Biblia dice que los homosexuales no heredarán el Reino de los Cielos (1 Corintios 6:9).

E. Ocultismo, idolatría y mercantilismo.

1. Ocultismo en sus variadas formas. Hablar de ocultismo, es hablar de lo “oculto”; de aquello que no se puede entender con facilidad, ni captarse fácilmente, de asuntos como los que implican la acción o la influencia de agentes sobrenaturales, o de algún conocimiento secreto de ellos.

Este tema en otros tiempos era un tema desconocido y prohibido para un pueblo que se identifica con Dios y su Palabra; pero ahora, paradójicamente, es un asunto de amplio conocimiento y práctica en muchos sectores de la Cristiandad.

El Movimiento Carismático de Fe es un movimiento muy cuestionado por sus doctrinas de la visualización, sanidad interior, confesión positiva, etc. Se dice que es “espiritismo con ropaje cristiano”. Hank Hanegraaff, Dave Hunt, John F. MacArthur, Wolfgang Bohne, Alexander Seibel, David Wilkerson, entre otros, cuestionan seriamente a este movimiento.

La hechicería se practica en la Iglesia. Es un fenómeno que funciona según fórmulas esotéricas establecidas. Con este conocimiento de las leyes espirituales, el sacerdote (brujo, hechicero, curandero, etc.) es el mediador especial entre el pueblo y los dioses. El concierto entre el sacerdote y el mundo espiritual recibe el nombre de “el pacto del mago”. La destacada autoridad sobre ocultismo, Manly P. Hall, lo explica:

“La magia ceremonial es el antiguo arte de invocar y controlar los espíritus mediante una aplicación científica de ciertas fórmulas. Un mago, revestido de vestiduras santificadas y llevando una vara inscrita con figuras jeroglíficas, podía, mediante el poder de ciertas palabras y símbolos, controlar a los invisibles habitantes de los elementos y del mundo astral… Por medio de los procesos secretos de la magia ceremonial es posible contactar invisibles criaturas y conseguir su ayuda en alguna empresa humana”. [11]

Las prácticas de hechicería, magia, brujería o chamanismo ya no son una realidad oculta, porque hay iglesias, predicadores, pastores y maestros que lo practican y lo promueven. “La Iglesia Universal del Reino de Dios”, fundada y dirigida por Edir Macedo Becerra de Brasil es una de las tantas. Macedo ha tenido problemas con las autoridades de Brasil y fue encarcelado por 11 días en 1992 con cargos de fraude, charlatanería, y curanderismo; pero en diciembre de 1994 la mayoría de sus problemas legales habían sido resueltos. [12]

La brujería de Harry Potter se está introduciendo en la Iglesia de manera escandalosa. El vicario Brian Coleman de la Iglesia Anglicana de Inglaterra, el 2 de setiembre del 2000, llevó a cabo un servicio especial con el tema de “Harry Potter” para la familia en la Iglesia de Todos los Santos en Surrey, Inglaterra (“Iglesia Atrae Jóvenes con Harry Potter”). Coleman, vestido de una túnica de mago para el servicio, fue uno de los principales actores. Este evento religioso fue puesto en Internet para que otras iglesias lo usen. Coleman, argumentó que “la gente joven toda está muy interesada con Harry Potter; nosotros estamos usando este interés”. [13]

Coleman, como otros, cree poder ganar a las personas para Cristo a través de la brujería de Harry Potter. ¡Qué gran confusión y que negra apostasía está envolviendo a la Iglesia! La Iglesia fiel sabe bien que la Biblia prohíbe todo contacto con el mundo espiritual maligno en cualquiera de sus formas (Levítico 19:31; 20:6, 27; Deuteronomio 18:10-14; Isaías 8:19, 20; Apocalipsis 21:8).

2. Idolatría en la Iglesia. Desde que el hombre pecó seducido por Satanás, éste siempre se ha esforzado por hacerle creer que puede llegar a ser Dios. Pero es en estos tiempos que hay un resurgimiento del culto al hombre. Muchos connotados líderes “cristianos” se sienten y se autoproclaman “dioses”, y esta idea con fuerza va moldeando el pensamiento y la doctrina de muchos cristianos.

Norman Grubb, Bill Volkman y Casey Treta no son en absoluto los únicos que están predicando que somos dioses. Esta creencia es fundamental para las enseñanzas del Movimiento de la Confesión Positiva. “La razón de que digan que supuestamente podemos ‘pronunciar la palabra creativa’ y ‘llamar a aquellas cosas que no son como si fueran’, del mismo modo que lo hace Dios, es porque somos dioses, asevera Yonggi Cho. [14]

Ya hemos mencionado las declaraciones de maestros como Yonggi Cho, Charles Capps, Frederick K.C. Price, Kenneth Copeland entre otros. Aquí sumaremos a otros dos más conocidos en América Latina y el Perú, Benny Hinn y Morris Cerullo. Hinn se siente un Mesías caminando en esta Tierra: “… Yo soy un pequeño mesías caminando sobre la Tierra”. [15] Morris Cerullo declara: “Cuando yo subo a esta tribuna, ustedes no están mirando a Morris Cerullo, ustedes están mirando a Dios. Ustedes están mirando a Jesús”. [16]

La soberbia de estos hombres se agranda cuando no sólo se autorrevelan como dioses, sino que se sienten los intocables; cuando alguien les cuestiona son capaces de desencadenar muerte al instante. Hinn ha dado amenazas como ésta: “…Hubiera querido volar las cabezas de mis hediondos enemigos con una ametralladora del Espíritu Santo”. Semejantes disparates también han dicho Kenneth Haggin y Paul Crouch. [17]

Esas infaustas declaraciones dejan al descubierto lo que hay en el corazón de los “ungidos intocables”. La teología del “yoísmo” o la autoestima no es otra sino la gran exaltación del ego y la vieja seducción de Satanás (Isaías 14:12-15; Génesis 3:1-5).

3. Mercantilismo religioso. En el tiempo del papa católico romano León X (siglo XVI), un tosco y carnal monje Juan Tetzel fue el hábil mercader en la venta de indulgencias para absoluciones especiales a fin de evitar el castigo por el pecado en el purgatorio. Su pegajosa rima decía:
“Tan pronto como la moneda en el cofre suena, el alma saltando sale del purgatorio sin pena”. Hoy, los mercaderes de la mal llamada Teología de la Prosperidad, quienes al parecer tienen el espíritu de Tetzel, también riman de esta manera: “Si tienes una necesidad, una semilla tienes que plantar”, “la semilla de la dádiva es la semilla de la fe” (Oral Roberts). “Plantar una semilla” es sinónimo de “envíame el dinero”. Con esta fórmula prometen recompensas centuplicadas, y por supuesto, son los mercaderes los únicos quienes se enriquecen.

Muchos predicadores están amasando millonarias fortunas. Paul Crouch, es fundador y presidente de la Trinity Broadcasting Network (TBN), es dueño de la cadena televisiva religiosa más grande del mundo, cuenta actualmente con 10,000 estaciones de televisión, incluyendo redes de transmisión por cable, trasmite 24 horas al día a través de 43 satélites. Tiene un salario de 800,000 dólares anuales. [18]

La Cadena "Enlace" de Costa Rica (vinculada a TBN de Paul Crouch), es otra de las empresas televisivas de gran fortuna económica. Su método de recaudar dinero ha sido motivo de una enérgica protesta presentada por la Federación de Asociaciones Bautistas y la Unión Nacional de Iglesias Bautistas de Costa Rica. [19]

Respecto a la Iglesia Universal del Reino de Dios, de Edir Macedo Becerra, el 19 de abril de 1995 la revista brasileña “Veja” reportó que en Brasil controlan 16 estaciones de televisión, 22 estaciones de radio, dos periódicos, dos imprentas, un estudio de grabaciones y una fábrica de muebles.

F. Perversión de la música.

1. Apostasía en la música cristiana. Esta es otra de las áreas en la que es más evidente la conspiración contra Cristo y su Iglesia. Satanás está haciendo grandes estragos de manera especial con la juventud. Un arte que se originó en el Cielo, en la Tierra ha sido pervertido por aquél que se rebeló en contra de su Creador. Lucifer dejó de ser portador de luz para ser portador de tinieblas de pecado. Satanás ha logrado pervertir al hombre, la creación especial, criatura hecha para que alabe al que lo creó, pero con la música pervertida lo ha puesto en rebelión contra Dios.

Esta música corrompida ha penetrado en la Iglesia con tal fuerza que ha roto todas las barreras de lo sagrado, de lo espiritual y la moral bíblica. Las instituciones eclesiásticas, ministerios y cristianos que se consideran exitosos, de vanguardia y “juvenilizados”, adoptan los métodos mundanos de mercadeo para vender su música, no sólo a la Iglesia, sino al mundo mismo. Marcos Witt dice ufano: “No tenemos nada que pedir al mundo, estamos en el mismo nivel de igualdad”. Claro que ahora usan todas las estrategias para un gran negocio, estrategias que el diablo muy bien está explotando. Grupos juveniles roqueros y reguetoneros hoy están liderando en las iglesias y los conciertos, gracias al gran estímulo que de sus líderes están recibiendo, a través de los aplausos y premiaciones. [20]

2. Los propulsores de música pervertida. Los que la componen, fomentan y comercializan son muchísimos. El Movimiento de Música Cristiana Contemporánea (MCC) es uno de los principales. Este movimiento va pervirtiendo cada vez más la música sagrada. Sus presentaciones, premiaciones y mercadotecnia nos dan las evidencias. Un ejemplo concreto es el Premio Arpa 2004, organizado por la Academia Nacional de la Música y las Artes Cristianas (ANMAC) el 22 de octubre pasado en México, en donde premiaron a lo mejor de la música “cristiana” en español. Hubo diferentes géneros musicales, desde balada, salsa y merengue hasta rap, reagge, hip hop, rock y reggaeton.

Como otro de los ejemplos más recientes en este país es el Festival de la Familia con Luis Palau, una supuesta campaña evangelística, realizado en el Campo de Marte de Lima, los días 8 y 9 de octubre, en donde hubo presentaciones de esta llamada música “cristiana” mezclada con música mundana interpretada por José Luis Rodríguez el “Puma”, el grupo rockero “Rescate”, Yuri y otros. Incluso Luis Palau mismo promovía el baile mundano.

A. W. Tozer escribió estas palabras en 1955: “Durante siglos la Iglesia se mantuvo firme en contra de toda modalidad de entretenimiento mundano al reconocerlo tal como era: un mecanismo para fomentar el desperdicio de tiempo, un refugio frente a la voz perturbadora de la conciencia, un artilugio para distraer la atención de la responsabilidad moral. Por esta razón fue atacada sin clemencia por los hijos de este mundo. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha cansado de ser atacada y ha abdicado de la lucha. Parece haber decidido que si no puede vencer al gran dios del entretenimiento, le va a ir mejor el unirse a él y utilizar sus poderes cuanto más pueda”. [21]

El reverendo y musicólogo Tim Fisher en su libro “La Batalla por la Música Cristiana” declara respecto a uno de los géneros más pervertidos de la música, el rock: “Es cierto que la música rock es la música de la rebelión, en consecuencia el rock cristiano es la música de la rebelión cristiana”. [22]

El cantante secular Little Richard (conocido por su modo libertino de vivir) dijo acerca del rock and roll: “Yo creo que esta clase de música es demoníaca… muchos de los ritmos de la música de hoy han sido tomados del vudú y de los tambores del vudú”. [23]

En realidad, todos los géneros musicales se han introducido a la Iglesia, y de este modo la han corrompido; ya no hay ninguna diferencia entre lo profano y lo sagrado, entre lo sucio y lo limpio. La Iglesia está frente a la gran apostasía promovida por la “música de rebelión”. El mundo ha tomado posesión de la Iglesia y lo ha puesto “cuesta abajo”.

G. Mundanalidad generalizada.

1. Doctrina falsa y mundanalidad. Sobre este tema John F. MacArthur, como pastor, maestro y escritor norteamericano, hace un profundo análisis de la situación de la Iglesia en su libro “Avergonzados del Evangelio”. Él dice:
“Cuando la Iglesia va cuesta abajo, significa que multitudes de individuos se encuentran al mismo tiempo en declive espiritual. ‘Doctrina falsa y mundanalidad’ son cosas que de estar presentes en la Iglesia infectan a todos los miembros del cuerpo”. Continúa diciendo: “La filosofía contemporánea del ministerio se ha envanecido por su apego a normas mundanas del éxito. Las iglesias que se consideran exitosas son grandes tanto en número de asistentes como en instalaciones costosas, gimnasios y sauna, canchas de deportes, servicio de cuidado de niños, y otros por el estilo… Criterios externos tales como propiedades, números, dinero o acogida del mundo, nunca han sido la medida bíblica del éxito en el ministerio… No es propiedad, poder, preeminencia, popularidad o cualquiera otra noción mundana de éxito. El éxito real es hacer la voluntad de Dios sin importar las consecuencias”. [24] [El énfasis es nuestro]

2. Iglesias al gusto del consumidor. “El ministerio cristiano se ha enlazado con la filosofía del mercadeo y esta revolución ha sido la prole monstruosa de tal unión”. El argumento racionalista y mundano es que: “Uno tiene que presentarles la religión de una manera creativa y visual”. Según esta premisa pragmática, “casi todo es considerado apropiado: clásicos de rock and roll, rock pesado, rap, música bailable y discoteca, comedia, payasos, mimos y hasta actos de magia son cosas que se han convertido en parte del repertorio ministerial evangélico”, enfatiza MacArthur. [25]

De hecho, una de las cosas que se juzga fuera de lugar en la Iglesia en estos días es la predicación clara y vehemente. “Las personas son soberanas y no el mensaje. Hoy se está ofreciendo entretenimiento, se está rindiendo tributo al gran dios del entretenimiento”, sigue diciendo MacArthur.

Ésta es la situación de la Iglesia Cristiana Evangélica, una iglesia en la que se toma en cuenta los números, pero no la calidad. “Puede ser Cristiandad en expansión pero no Cristianismo en transformación…En muchos sentidos la expansión de la Cristiandad se ha dado a costa de la pureza del Evangelio y del orden y la vida de verdaderos cristianos. La Iglesia quedó infestada de creencias y prácticas paganas, y su teología se caracteriza por el sincretismo… grandes segmentos de población han aceptado una mezcla peligrosa de Cristianismo y paganismo”, dice George Peters. [26]

Existen muchos “profetas” que preconizan que la Iglesia Cristiana está disfrutando de un gran avivamiento espiritual; pero por lo que sentimos y nuestros ojos ven, admitimos más bien que la Iglesia se encuentra en una desastrosa mundanalidad. ¿Qué vamos hacer los cristianos que por la gracia y misericordia de Dios percibimos esta lamentable situación? ¿Cuál es el rol de la Iglesia fiel frente a esta real apostasía?

II. EL ROL DE LA IGLESIA FIEL

A. Mantener incólume la ortodoxia bíblica.

Las Sagradas Escrituras, como revelación de Dios, han de ser siempre la autoridad suprema de fe y conducta. Ante el afán desleal y osado de los apóstatas por restarle autoridad, la Iglesia fiel ha de mantenerse firme en su defensa (Judas 3). Ante la flagrante tergiversación de la Biblia por los liberales y “ungidos” de este tiempo es ineludible que la Iglesia se mantenga asida de la Palabra de Vida (Filipenses 2:16), prestando toda la atención debida a la exhortación del apóstol Pedro cuando dice:
“Tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1:19). Y al apóstol Pablo cuando dice: “Toda la Escritura, es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tesalonicenses 3:16-17). Posesionada de la Palabra de Dios, la Iglesia fiel puede advertir y rescatar, tal como nos exhorta Judas: “A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne” (Judas 22,23).

La Iglesia, para cumplir su rol evangelizador, edificador y de defensa tiene que depender totalmente del poder del Espíritu Santo y la autoridad de la Palabra de Dios. Sus ministros jamás deben inclinarse por el uso de las fórmulas de la “mercadotecnia” que hoy están de moda, la oferta de un “evangelio fácil y barato”. “El Evangelio es poder de Dios para salvación” (Romanos 1:16) y no necesita de ninguna estrategia carnal para su efectividad. No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6). Como bien dijera MacArthur: “Después de todo, el “poder de Dios para salvación” no está en nuestras anécdotas, aplicaciones, fórmulas, chistes, títulos llamativos, bosquejos ingeniosos u otros dispositivos que inventemos, sino que es un Evangelio eterno”. [27]

El Evangelio en el sentido en que Pablo y los apóstoles emplearon la palabra incluye toda la verdad revelada acerca de Cristo (Romanos 1:1-6; 1 Corintios 15:3-11). El rol de la Iglesia fiel es predicar todo el consejo de Dios (Hechos 20:27).

B. Vivir la fe bíblica.

La Iglesia de Cristo está compuesta por todos los que han sido regenerados por el Espíritu Santo, por quienes sólo así llegan a ser verdaderos hijos de Dios, y, de éstos Cristo dice:
“Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mateo 5:13-16). La Iglesia fue colocada en el mundo para desempeñar un rol doble: Como sal para detener el proceso de descomposición social, y como luz para deshacer las tinieblas.

Ser sal en la tierra significa que debemos ser sinceros, francos y valientes predicando contra el mal. Martín Lutero decía: “La sal arde. Aunque ellos nos critiquen…”. Cristo dijo “Vosotros sois la sal”. Él no dijo vosotros sois el caramelo o la miel del mundo. La sal arde, porque la vida y el mensaje que la Iglesia predica siempre está contrapuesto con la filosofía carnal de esta sociedad.

La Iglesia como luz, significa que nuestras obras son conocidas por la sociedad, Cristo dijo que sus discípulos serían reconocidos por sus “buenas obras”, esto es claro que es una expresión que generaliza todas y cualquier manifestación externa y visible de la fe cristiana. Cristo dijo: “Vosotros sois la luz del mundo”. Él no dijo: Vosotros sois antorchas humeantes o luces de bengala. Los cristianos somos puestos para brillar como luminares en el mundo, en medio de una generación maligna. Los cristianos debemos ser como Juan Bautista que era “antorcha que ardía y alumbraba” (Juan 5:35).

El rol de la Iglesia Fiel es ser sal y luz en cualquier tiempo, lugar y circunstancia. Es su ineludible responsabilidad y es su gran privilegio.

CONCLUSION

La apostasía está alcanzando dimensiones alarmantes, la Iglesia profesante ha caído victima del sopor maligno del engaño de Satanás. Está dormitando, no percibe ni se da cuenta de su trágica situación. Sus líderes se precian de ser los “conquistadores de este mundo”, y por la algarabía de un avivamiento falso no perciben las maniobras del diablo en la conformación de la súper iglesia mundial del Anticristo.

Puntualicemos algunas verdades:

1. El sincretismo religioso avanza vertiginosamente mezclando la verdad bíblicamente revelada con las distintas tesis y prácticas de religiones paganas, en aras de una gran unidad ecuménica.

2.
Las doctrinas místicas de la Nueva Era han sido tan bien recibidas por los maestros de la fe, que lo enseñan y predican con cálido “fervor cristiano”.

3.
El pragmatismo relativista está haciendo tabla rasa de todos los principios morales y espirituales y se acepta sus avances como “modernidad cristiana”, como “juvenilización” de la Iglesia.


4.
El ocultismo dejó de serlo como tal y ahora se le ve de cuerpo entero en todas sus manifestaciones, formas y matices. Ahora hay tanta hechicería en la Iglesia como nunca antes.

5. La idolatría y el mercantilismo religioso, con un evangelio falso de “éxito y prosperidad” o “salud y riqueza”, hacen una buena mezcla para engrosar el ego y multiplicar la fortuna de sus propulsores.

6.
La llamada “música cristiana contemporánea“ es tan pervertida y profana que hasta el mismo diablo es invocado en algunas canciones de moda, de manera subliminal e imperceptible.

7. En fin, la iglesia formalista y nominal no necesita los moldes de este mundo porque ya los tiene todos y puede vivir como quiera según la carne; pero la pregunta es ¿bajo qué autoridad y sirviendo a qué Dios?

La Iglesia fiel está frente a una gran apostasía, es una realidad insoslayable. Es mucho más de lo que se ve y se dice; aquí se ha dicho sólo algunos tópicos. Según las Sagradas Escrituras, sabemos que esta situación irá cada vez de mal en peor, antes que pueda tener lugar el arrebatamiento de la Iglesia fiel (2 Tesalonicenses 2:3-6). Entretanto, la Iglesia de Cristo tiene que seguir predicando sin descanso y combatiendo con denuedo (Judas 3). Tiene que asumir su rol (Filipenses 1:27), depender de Dios, y posesionada de la verdad bíblica, vivir separada del pecado, consecuente con lo que predica. (2 Corintios 6:14-7:1).


El mensaje de Cristo para la Iglesia de Filadelfia es pertinente hoy para nosotros: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo” (Apocalipsis 3:8, 10-12).

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS


[1]
“El CMI y el Vaticano, más cercanos”. Noticia publicada en el sitio web “Protestante Digital”: http://www.protestantedigital.com/ Fuente: Prensa Ecuménica. Redacción: ACPress.net

[2] “La misión en el propio país - Entrevista con George Mathew Nalunnakkal”. Noticia publicada en el sitio web del Consejo Mundial de Iglesias: http://www.wcc-coe.org/

[3] “El Parlamento de las Religiones intentará minimizar los conflictos entre creencias”. Noticia publicada en el sitio web “Protestante Digital”: http://www.protestantedigital.com/ Fuente: El País. Redacción: ACPress.net

[4] “ETC, Evangélicos y Católicos Juntos”. Conferencia presentada por el Rev. David Horta Sepúlveda durante el XVIII Congreso de ALADIC en La Paz, Bolivia.

[5] “Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, p. 212.

[6] “Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, p. 218.

[7]
“Realidades sobre Doctrinas Falsas”: Ron Carlson y Ed Decaer. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 2001, pp. 211, 218, 219.

[8] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, pp. 80, 81.

[9] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 8.

[10] “Estatuto de la Fraternidad Universal de Iglesias de la Comunidad Metropolitana” Publicado en el sitio web de la FUICM: www.mccchurch.org/espanol/bylawsp03.htm

[11] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 96.

[12] “¿Quiénes son y de donde vienen?”. Artículo publicado en el sitio web del Centro de Información sobre Sectas, Religiones y Nuevos Movimientos Espirituales: http://www.sectas.org/

[13] “Reunión de Brujería de Harry Potter en Iglesia”. Noticia publicada en el sitio web del Way of Life Literature’s Fundamental Baptist Information Service: http://www.wayoflife.org/

[14] “La Seducción de la Cristiandad”: Dave Hunt y T. A. MacMahon, Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1985, p. 80.

[15] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 410.

[16] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 383.

[17] “Cristianismo en Crisis”. Hank Hanegraaff. Editorial Unilit, Miami, Florida, USA, 1993, p. 356-359, 384-385.

[18] “El Tele-Evangelista Paul Crouch denunciado por sostener relaciones homosexuales”. Noticia publicada en el sitio web del Centro de Información sobre Sectas, Religiones y Nuevos Movimientos Espirituales: http://www.sectas.org/

[19] “Carta de la Federación de Asociaciones Bautistas y la Unión Nacional de Iglesias Bautistas de Costa Rica”. Publicada en el sitio web del CLAI: http://www.clai.org.ec/

[20] “La piedad del punk”. Artículo publicado en el sitio web del Diario El Comercio del Perú: http://www.elcomercioperu.com.pe/

[21] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 74.

[22] “La Batalla por la Música Cristiana”. Tim Fisher. OREMEX Ministries, Mission, Texas, USA, 2002, p. 85.

[23] “La Batalla por la Música Cristiana”. Tim Fisher. OREMEX Ministries, Mission, Texas, USA, 2002, p. 82.

[24] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, pp. 27, 29, 30.

[25] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 47-48.

[26] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 80.

[27] “Avergonzados del Evangelio”. John F. MacArthur. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 2001, p. 140.


* El pastor Víctor Pino fue superintendente nacional de las Asambleas de Dios del Perú. Su celo por volver a dicha denominación a las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios y por enfrentarse a los herejes y a sus herejías, le costó la destitución del cargo y posterior expulsión, promovido por un grupo de líderes ecuménicos y carismáticos infiltrados en dicha denominación pentecostal. Actualmente pastorea la Iglesia Evangélica Bíblica “Baluarte de la Verdad” en Perú. Es director-fundador del Centro Evangélico de Investigaciones Religiosas “Berea” (CEIR-Berea). Es miembro de la Confederación de Iglesias Evangélicas Fundamentalistas (CIEF- Perú). Forma parte del directorio de la Alianza Latinoamericana de Iglesias Cristianas (ALADIC), institución evangélica fundamentalista que forma parte del Concilio Internacional de Iglesias Cristianas (CIIC) que viene enfrentando y denunciando la apostasía y el ecumenismo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) desde 1948.